Quitá tu depresión con Adoración

Los historiadores dicen que la música se remonta por lo menos a 43.000 años atrás, cuando el hombre de Cro-Magnon perforó agujeros en un hueso de oso, creando así la primera flauta, el instrumento musical más antiguo del mundo.

Pero en realidad la música nace en el cielo
Isaías en su capitulo seis nos describe una escena musical (en mi propia interpretación del texto). Y aquí leo textualmente de la Sagrada Biblia: “…vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el Templo. Por encima de él había serafines. Cada uno tenía seis alas: con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces diciendo: “¡Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos! ¡Toda la tierra está llena de su gloria!” Es por eso que disfrutamos tanto la música, porque nació en el corazón de Dios. 

Cristo también cantó al anunciar su sacrificio y resurrección
Luego cantaron un himno y salieron al monte de los Olivos. En el camino, Jesús les dijo: «Esta noche, todos ustedes me abandonarán, porque las Escrituras dicen: “Dios golpeará al Pastor, y las ovejas del rebaño se dispersarán”. Sin embargo, después de ser levantado de los muertos, iré delante de ustedes a Galilea y allí los veré».

Saca tu depresión con Adoración
Otro pasaje de las Escrituras nos dice que David hacía que la depresión abandonara a Saúl. Leo de nuevo Las Sagradas Escrituras: “Y cuando el espíritu malo venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.”  1 Samuel 16: 14-16.

Así es mi amigo, la música y las Buenas Nuevas vienen de Dios. Cuando parecía que todo estaba perdido, Dios envió a Su único Hijo a morir por mis y tus pecados. Observe los seis motivos por los que el Salvador vino a este mundo. He aquí la declaración de Su misión, que el mismo Cristo nos da en Lucas 4:18,19.

“El Espíritu del Señor está sobre mí:

  1. Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;
  2. Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;
  3. A pregonar libertad a los cautivos;
  4. Y vista a los ciegos;
  5. A poner en libertad a los oprimidos;
  6. A predicar el año agradable del Señor.

Ante el aumento de la glorificación al dios EGO. Me pregunto, ¿por qué no reconocer que todo lo que disfrutamos viene del Cielo? Lamentablemente tenemos demasiados predicadores y cantantes cristianos que la oscuridad de su ego, nos les permite alumbrar la luz de Cristo.

¿Dónde quedan las enseñanzas de Aquel predicador de los pies polvosos que caminaba por las aldeas y solo nos pidió una cosa?: “aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:29.

Ernesto Pinto

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s