La reflexión nos ayuda a madurar

Algunos pensamientos que recogí por ahí.
Ernesto Pinto

El corazón es nuestro jardín, y junto a cada acción hay una intención que es sembrada como una semilla. Podemos usar un filoso cuchillo para cortar a alguien, y si nuestra intención es hacer daño, seremos un asesino. Podemos realizar una acción casi idéntica, pero si somos un cirujano, la intención será la de sanar y salvar una vida. La acción es la misma, sin embargo, dependiendo de su propósito o intención, podrá ser ya se un acto terrible o un acto compasivo. -Jack Kornfield


Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí, y antes que nacieras (Jeremias 1:5)

El alma se tiñe con el color de sus pensamientos. -Marcus Aurelius

Las cosas mejores en la vida vienen envueltas con un cinto de riesgo. Abrimos el regalo, tomamos el riesgo e igualmente, el gozo. El ser padres es así. El matrimonio es así. La amistad es así. Para experimentar la vida en el sentido pleno, nos abrimos a un foso sin fondo de vulnerabilidad. Esa es la esencia del verdadero amor. -Kristin Armstrong

Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Proverbios 22:6

El primer paso hacia el éxito es tomado cuando rehusamos dejarnos atar por el ambiente en el que nos hallamos primero. -Mark Caine

Hay dos grandes fuerzas en operación, externas e internas. Tenemos muy poco control sobre las externas tales como tornados, terremotos, inundaciones, desastres, enfermedad y dolor. Lo que en realidad cuenta es la fuerza interna. ¿Cómo respondemos a esos desastres? Sobre eso tenemos completo control. -Leo Buscaglia

Las dos cosas que sí aprendí son que somos tan poderosos y fuertes como nos permitimos serlo, y que la parte más difícil de todo esfuerzo es tomar el primer paso, tomando la primera decisión. -Robyn Davidson

Nuestra edad es algo que en realidad no importa a menos que seamos queso. -Billie Burke, actriz 1930’s

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.

Moisés (Salmos 90:12)

La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. Jesus

Les comparto unas reflexiones en audio:

Un litro de leche

El vagabundo de Dios

El Inagotable Amor

¿Alguna vez has sido acusado/a de algo que tú sabes que no has hecho y, sin embargo, aún así te culpan? ¿Cómo superaste esa situación?

Esta historia, en la cual reflexionaré hoy, sucedió en el año 1871 en la Gran ciudad de Chicago, cuando un incendio muy grande fue causado por accidente. Un farol causó la muerte de casi trescientas personas y dejó a muchos más sin casa en esa comunidad.

Esto le sucedió a una señora irlandesa, dueña de una vaca a quien llamaron ” La vaca de escape”.

Durante años, se creyó que el incendio comenzó cuando la vaca derribó de una patada, un farol encendido en un cobertizo y la sequía que se vivía por la ciudad en ese momento ayudó a que el fuego se propagara rápidamente. Pero 126 años después, luego de una mejor investigación, el Comité de Policía y Bomberos de la ciudad aprobaron una resolución que exoneraba a la vaca y a sus dueños y sugirió que las actividades de un vecino merecían un escrutinio.

Posiblemente, sepas de casos donde algunas personas hayan sido acusadas falsamente y, aún así, han tenido que cumplir una condena que, después de varios años, se ha comprobado que eran inocentes. Sin embargo, ya han estado en prisión y cuando salen simplemente les dicen: “Eres libre”, sin ninguna remuneración por el tiempo que les han privado de su libertad.

Quizá, hoy a ti te acusen de algo que no hayas hecho, la aflicción ha embargado tu vida y te estarás preguntando: “¿Cuánto tiempo tendré que vivir sufriendo por algo que no soy culpable?”.

¿Cuál será la mejor manera de actuar si nos encontramos ante una situación como esta?

En el libro de los Salmos capítulo 12, el rey David hizo una oración pidiendo ayuda a Dios contra los malos, donde nos dice así: “Salva, oh Jehová, porque se acabaron los piadosos; porque han desaparecido los fieles de entre los hijos de los hombres. Habla mentira cada uno con su prójimo; hablan con labios lisonjeros, y con doblez de corazón”. Salmos 12: 1-3. (RVR 1960).

Muchas veces sentimos que Dios no nos escucha y, en nuestra desesperación, pensamos que Dios se ha olvidado de nosotros.

El Rey David en medio de su aflicción hizo una oración a Dios que se encuentra en el Salmo 13: 1-2: “¿Hasta cuándo, Señor, me seguirás olvidando? ¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro? ¿Hasta cuándo he de estar angustiado y he de sufrir cada día en mi corazón? ¿Hasta cuándo el enemigo me seguirá dominando?”. (NVI).

Es posible que la señora de la historia que te compartí al principio, se haya sentido muy triste al pensar que todos la acusaban. Y tal vez, hoy a ti te suceda lo mismo.

En nuestra aflicción, lamento y tristeza tenemos que tomar acción y hacer como David, quien aún en medio de su lamento, encontró motivos para la fe y la esperanza. Así lo leemos en el versículo 5 de ese mismo Salmo: “Pero yo confío en tu amor inagotable; mi corazón se regocija en tu salvación”.

El amor de nuestro Dios es inagotable y aunque otros nos acusen y digan contra nosotros mentiras, Dios no cambia y Él nos muestra su fiel amor en cada circunstancia.

Marina Pinto.

Prog # 116 Una vida de sufrimiento

Prog # 120 Dios me saco de mi desierto

Platicar con Dios

Hace una semana andaba con mi hija y el carro se nos detuvo sin saber que podría ser. Al principio me quise molestar, pero llame a mi amigo el mecánico y me dijo que solo hacia una vuelta y llegaba a auxiliarme, también llame a mi esposa para que fuese por la niña y también llegaría en unos minutos. Pero fue un momento perfecto. Tuve una hermosa platica con mi hija, encontramos un excelente momento para reírnos y platicar, fueron 20 minutos preciosos los cuales no se sintió el tiempo. Cuando llego el mecánico, era algo sencillo, solo se había desconectado una manguera.

Pienso que muchas veces eso hace nuestro Dios, pone stop en medio de nuestro afán por servirle para tener una platica con nosotros, para reírnos y para decirnos que todo esta bien. Muchas veces andamos demasiado rápido sin la guía de su Espíritu. Dios susurra: “Estad quietos, y conoced que yo soy Dios” (Salmo 46:10)

Si en algún momento el Señor te detiene…aprovéchalo, platica y sonríe con El.

Un abrazo,

Dr. Josue Hernandez
Oyente de Encuentro

Compartimos algunos programas radiales:

Programa # 1382: Una dosis de tu amor

Programa # 1379 : Visión de amor

Cuando pasamos por un desierto

Nunca entenderemos el sufrimiento que nos toca experimentar aquí en la tierra. El dolor, según la definición del diccionario, nos dice que es un sentimiento intenso de pena, tristeza o lástima, que se experimenta por motivos emocionales o anímicos.

Nunca podremos entender ese pesar que una persona siente por la pérdida de un ser amado o un divorcio. Sólo quien lo ha vivido, sabe lo que se siente al atravesar por esa situación.

El dolor es como un nudo que te ahoga en tu pecho y te falta la respiración. Cuando llega a nuestra puerta, nos hacemos preguntas: “¿Por qué Dios lo permitió?”. Y muchas veces entramos en una lucha con Él y lo cuestionamos cuando deberíamos de preguntarnos: “¿Para qué el Señor lo ha permitido?”.

Una vez un pastor muy amigo me dijo: “¿Sabes? Quizás aquí en la tierra nunca tengas la respuesta del porqué”, quizás recién cuando llegues al cielo recibas todas las respuestas a tus preguntas. Mientras tanto, aquí en la tierra reflexiona: “¿Para qué El te ha permitido que el sufrimiento y el dolor llegue a tu vida?”. Él siempre tiene un propósito y tiene todo bajo control.

Querida amiga/o, mientras estemos aquí, pasaremos por tristezas y desazones que nunca imaginamos que atravesaríamos.

El desierto puede ser ese dolor que hoy estás viviendo, pero depende de ti si quieres morir ahí o luchar para salir y al final poder contar al mundo de cómo El Señor te sacó en victoria de él.

Al sufrimiento no podremos combatirlo mientras vivamos en este mundo. El Señor nos dice en Su Palabra, en el libro de Juan 16:33: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (RVR 1960).

Muchas veces somos llevados a esos desiertos porque lo necesitamos. Es posible que cuando estés en esa situación de dificultad, tu vida de oración cambie de una forma más personal y profunda con Dios, tal vez estuvieras necesitando buscarlo de una manera más cercana aún.

Prepárate porque es allí, mientras estés en el desierto, que tendrás guerras espirituales. Satanás tratará de desanimarte y derrotarte, pero somos hijos de Dios. Él está con nosotros en todo tiempo, nos va a sostener y no nos abandonará en ningún momento.

Es en el desierto en donde Jesús quiere hacer cosas grandes en nuestra vida. Nuestro maestro fue llevado a ese inhóspito lugar para ser tentado por el enemigo. Estuvo allí cuarenta días y cuarenta noches, nos dice el libro de Mateo 4: 6: “Si eres Hijo de Dios, échate abajo”. (RVR 1960).

Satanás tratará de destruirnos, ese es su trabajo. Y para lograrlo, vendrá con promesas que quizás para la carne parezcan buenas, pero es allí en donde Dios nos hace fuertes para resistir a las mentiras y engaños. Es ahí donde el Señor nos da la firmeza para responderle, así como lo hizo en aquel momento de la tentación: “Vete de aquí, Satanás, porque escrito está: ‘Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás’ ”. Mateo 4:10. (RVR 1960).

Si nos mantenemos firmes, veremos que el diablo engañador sale huyendo. Así como lo hizo con Jesús, también lo hará con nosotros porque él sabe que somos hijos de Dios, y aunque lo intente, no nos podrá tocar.

Así es que no más preguntas para Dios del “porqué” cuando estemos pasando por un desierto.

Dios te bendiga y te haga más fuerte cada día.

Marina Pinto

Les invito a escuchar algunos programas radiales:

Mi hija sufría de leucemia

Hermano te estoy esperando

Dedique Tiempo A Sus Hijos

Por más de cuarenta años he servido al Señor en varias capacidades, una de ellas es la consejería familiar. En muchos casos he visto cómo algunos padres confunden sus roles y, a su vez, crían hijos traumados y sin identidad. Cada una de estas historias me fueron contadas en el programa de radio o de televisión que he dirigido por veinticiete años, llamado ENCUENTRO (www.encuentro.ca).

Después de escuchar a tantos hijos culpar a sus padres, puedo afirmar que ser padres en un trabajo de tiempo completo y, en esta universidad, no hay espacio para cobardes. Hay que ser hombres, en todo el sentido de la palabra, para FORMAR, PROVEER y MODELAR a los hijos. 

He escuchado y visto cómo algunos padres y madres, piensan que sus hijos les privan de su libertad. Para cargar con la enorme responsabilidad que conlleva el tener, formar y cuidar un hijo, muestran conductas agresivas hacia aquella criatura, que no pidió ser traída al mundo y cuya presencia lo único que hace es llenar los hogares de alegría y bendición. Como dije en un capítulo anterior, la paternidad es un don maravilloso de Dios, quien la aprueba y bendice cuando esto se hace dentro de los lineamientos establecidos en Su Palabra.

Los hijos son la herencia de Jehová; una herencia para amar, para cuidar, para guiar, para atesorar.  Aquí cito lo que dice la versión de La Biblia para Todos: “Los hijos son la herencia que nos da el Señor; los frutos del vientre son la recompensa que viene de Dios”.

Al enfrentar el cambio y la responsabilidad que conlleva criar un hijo y sacarlo adelante, no todos los padres asumen como se debe ese papel. Por esto se pierden una de la más grande de las bendiciones de Dios. La formación de un hijo no significa solamente proveerle lo que necesita para que crezca sano, sino también enseñarle cómo debe de ser su conducta en el hogar, en la escuela y en la sociedad. Nuestro trabajo es que ellos amen los libros, la educación y, sobre todo, que con nuestro comportamiento se enamoren de Dios. Yo, como padre soy el MODELO que mis hijos deben de seguir. No es el profesor ni sus ídolos del cine, sino tú y yo los que hemos aceptado el reto de ser llamados “papá”.  

El apóstol Pedro, dice esto sobre las mujeres, que también es aplicable para los hombres, ya que el tema al final es la congruencia de nuestra fe: “Considerando vuestra conducta casta y respetuosa. Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.” 1 Pedro 3:2-4 (Énfasis del autor).

Mostrar constantemente el amor, debe de ser parte de la enseñanza. No permita que las heridas de su pasado definan el modo en que usted corrige a sus hijos. Es cierto que tenemos que educar y corregir a nuestros hijos, pero hay que hacerlo con amor y justicia. Que sus hijos sepan que usted los corrige porque los ama y que lo hace con moderación y autocontrol. Castigar no es abusar. La Biblia nos recuerda en Proverbios 29:15: Con la vara y la corrección se aprende, pero el hijo malcriado avergüenza a su mamá.” (Versión Palabra de Dios para Todos). Y el verso 17 del mismo proverbio, dice: “Corrige a tu hijo y vivirás en paz; te sentirás orgulloso de él.”

Repito: ser padres es trabajo permanente y se requiere temple y sabiduría.

El amor y una adecuada disciplina, harán efectos maravillosos en nuestra descendencia. El Salmo 112:2 promete que nuestra descendencia será poderosa. Recuerde que usted es el modelo de sus hijos. Dar órdenes sin sentido, gritar para dar la impresión de templanza es una actitud errada, que sus pupilos aprenderán y perpetuarán.

IDEAS PARA SER PADRES FUNCIONALES

  1. Busque la presencia de Dios y su dirección.
  2. Hable con su ejemplo.
  3. Dedique tiempo a sus hijos.
  4. Escúchelos.
  5. Juegue con ellos.
  6. Transmita la fe y la paz que se obtiene de una estrecha relación con Dios.
  7. Enséñeles la Palabra de Dios y dé a este acto toda la importancia que requiere.
  8. Responsabilícelos de su relación con Dios.
  9. Invíteles a tomar la decisión de recibir a Jesús en su corazón.
  10.  Prepárelos para la vida con una buena formación académica y espiritual. 
  11.  Enséñeles a soñar y a luchar por sus sueños.

Ernesto Pinto

http://www.encuentro.ca

Mirar hacia el Señor

Lastimosamente en este mundo tenemos que decir con inmenso dolor, que muchas personas dicen ser cristianas, pero en realidad nunca han tenido un encuentro personal con Dios, ni le conocen íntimamente, y nunca se alimentan de su palabra. Muchas veces han tenido una experiencia de encuentro con el Señor, pero no ha buscado fortalecer su relación, buscando la santidad por medio de la oración y meditación en la Palabra de Dios.

Es triste decir que, por el mal testimonio de muchos cristianos, que actúan con poca obediencia a Dios, demuestran un cristianismo muy pobre, y por lo tanto el incrédulo o inconverso no se acercan a buscar la presencia de Dios. Se discuten mas denominaciones congregacionales y cual de todas es la mejor y la verdadera, mientras la iglesia de Cristo es única.

Muchas veces se dan mas importancias a algunas enseñanzas doctrinales eclesiásticas y poca bíblica, en lugar de predicar y vivir el verdadero evangelio de Jesucristo, ese evangelio de la cruz que transforma, restaura y que marca la diferencia. Si el apóstol Pablo escribiría una carta a los cristianos diría la misma palabra que escribió a los de Corintos, en 1 Corintios 16:14 Háganlo todo con amor.

Para que los cristianos volvamos a las raíces, necesitamos buscar de veras al Señor y depositar completamente nuestra confianza en él y no en nuestra fuerza humana, en nuestras creencias humanas o en otras cosas que desviaran nuestra atención de él. Para esto escribió Isaías 31:1 ¡Ay de los que van a Egipto a buscar ayuda, de los que confían en los caballos, de los que ponen su confianza en que tienen muchos carros y en que es muy numerosa su caballería, y no vuelven la vista al Dios Santo de Israel, no buscan al Señor!

Egipto era el lugar de la esclavitud del pueblo de Dios, es el lugar de pecados, de donde el Señor lo rescató a una libertad espiritual y física para experimentar mas de su amor. Pero muchos volvían allí, desconfiando en la promesa del Creador. Mis amados, ningún cristiano que saca su confianza del Padre Celestial, y depositando en alguien o en otras de este mundo, puede prosperar y alcanzar una vida de plenitud espiritual con Cristo. Si deseamos alcanzar una vida que agrade a Dios, y dar un testimonio de un verdadero cristiano, nuestra mirada debe estar puesta en Jesús pues El es el Autor y Consumador de nuestra fe.

¿Tus ojos están mirando hacia Egipto o hacia el Señor? ¿Estas dando un testimonio de la cruz de Cristo? Ora a Dios por la paz que se encuentra en el Salmo 122 :6-9 “Que haya paz en ti, Jerusalén; que vivan tranquilos los que te aman. Que haya paz en tus murallas; que haya seguridad en tus palacios.” Y ahora, por mis hermanos y amigos diré: “Que haya paz en ti. Por el templo del Señor nuestro Dios, procuraré tu bien.” Amen.

Heriberto Ayala
Colaborador de ENCUENTRO

Les invitamos a escuchar algunos programas radiales:

# 1364 No era un hijo deseado y nunca vi a mi padre

#1370 Ya no soy alcohólico sino siervo de Dios

Como esperar por una respuesta

“Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; y puso mis pies sobre peña”
Salmos 40:1-2

Correr de prisa mata toda oración. Dios no nos habla mientras salimos corriendo por la puerta. Muchas veces, corremos tan acelerado que no podemos reducir la velocidad lo suficiente para sintonizarnos con Dios. Por ello es que a veces no obtenemos respuesta.

Si deseas obtener respuesta de Dios para tu vida y ministerio, en primer lugar, debes querer tener respuesta, y luego esperar para escucharla. He aquí tres condiciones para esperar por una respuesta propicia de parte de Dios.

Espera en silencio: Es difícil estar callado cuando estás frustrado. Cuando estás desesperado, quieres que todos lo sepan. Quieres quejarte, murmurar, y gritar. Pareciera que no nos importa esperar si al menos podemos quejarnos.

Sin embargo, esperar en silencio es la condición para recibir una respuesta de Dios. En Lamentaciones 3:26 dice “Por eso es bueno esperar en silencio la salvación que proviene del Señor”. Esperar en silencio permite escuchar la voz de Dios que a veces viene como un susurro a nuestro oído.

Espera con confianza: Siéntate y no te pongas nervioso/a. No tomes el asunto en tus propias manos para resolver las cosas, esto no demuestra confianza en Dios. En Miqueas 7:7 dice “En cuanto a mí…espero confiadamente que Dios me salve, y con seguridad mi Dios me oirá”.

Esperar con confianza es depositar toda mi fe en Dios. Mientras esperamos en Dios, tenemos que confiar de que El es soberano y que en Su tiempo perfecto el me dará una respuesta.

Espera expectante: La forma en que esperas con anticipación demuestra la expectativa por el resultado que anhelas. Esta es una espera que tiene acción detrás. Esa acción es el ejercicio de la fe con ansiosa anticipación.

En Santiago 5:7 dice “Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia”. Mientras espera la cosecha, el labrador se prepara con expectativa por el resultado que será de mucha bendición. Esperar es un momento para prepararse para lo que viene más adelante.

CONCEPTO IMPORTANTE

Cuando una mujer está embarazada tiene que “esperar” nueve meses. Pero lo hace de forma activa, esperando un resultado específico; un bebé. Esperar en Dios nunca es una pérdida de tiempo y cuando lo hacemos debemos hacerlo con expectativa.

Al orar no tienes que ser poético o dramático. Simplemente habla con Dios como lo harías normalmente con otra persona. Pero luego, como en cualquier conversación, deja de hablar y escucha en silencio lo que Dios quiere decirte.

Esperar confiadamente trae honra a Dios porque es un ejercicio de la fe. David espero pacientemente, con confianza y expectativa, y Dios le contesto favorablemente colocando sus pies sobre la roca. Esto trajo mucho gozo y recompensa a su vida.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para confesar que no soy impaciente. Perdóname por no tomar más tiempo para escuchar tu voz y esperar en tu tiempo. Hoy tomo una decisión para cambiar esto en mi vida y enséñame a esperar con expectativa por tu respuesta.

Pastor Arnold Enns

Consagrar tu vida a Jesus

Querida amiga (o)

¿Como esta tu relación con El Señor?

¿Has decidido en tu corazón consagrar tu vida por completo a El?

Leí una historia en el internet que me ha hecho reflexionar en mi propia vida y venir delante de El y decirle: Señor háblame y permite que, en cada detalle de la vida, pueda tener la oportunidad de recordar que sin ti nada soy, pero porque te tengo a ti lo tengo todo.

Permita, que, con lo que tu pones en mi camino pueda yo encontrar la forma de adorarte no importando las circunstancias a donde me lleves porque tu quieres prepararme para algo mas grande.

Aquí te comparto la historia:

La Señorita FRANCES RIDLEY HAVERGAL hija de una familia muy distinguida de descendencia inglesa era una niña que desde su corta edad se deleitaba en la adoración, oración y lectura de la Biblia.

En donde quiera que iba encontraba la forma de adorar al Señor en todo lo que estaba a su alrededor.

Aprovechando cada oportunidad que se le presentaba, ella se inspiraba y escribía canciones de adoración y consagración a Dios.

La historia nos dice que la señorita Francés fue por una corta visita de 5 días a Areley House donde se encontraban 10 personas en la casa.  Algunos eran inconversos y otros eran convertidos pero no eran cristianos gozosos.

Dios le dio la oración: «Señor dame TODA esta casa». Y Él lo hizo. Antes de regresar todos habían recibido una bendición. La última noche de su visita, después de haberse retirado a dormir, la gobernante pidió a la señorita Francés que fuera a ver a las dos hijas. Estaban llorando. Allí las dos creyeron y se regocijaban. Era casi medianoche. La señorita Francés estaba demasiado contenta como para dormir, y paso la mayor parte de la noche en alabanza y renovando su propia consagración.

La vida de Francés Ridley Havergal era en verdad una vida de consagración.

En otoño de 1878, Srta. Havergal se trasladó a Mumbles, Bahía de Swansea. Aquí, se esperaba que encontraría un lugar tranquilo de descanso, para que pudiera recuperar algo de su vitalidad perdida; pero su continua compasión hacia los pobres sobrepasó su debilidad, y el 3 de junio del año siguiente, la dulce cantora pasó a la presencia del Rey. Tan sólo tenía 42 años.

Puedes decirle hoy al Señor “Heme aquí” consagro mi vida a ti; úsame para gloria tuya.

Recuerda que la consagración es entregarnos al Señor para ser un sacrificio vivo como lo dice el apóstol Pablo en el libro de Romanos 12:1.  “Así que, hermanos, yo les ruego, por las misericordias de Dios, que se presenten ustedes mismos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. ¡Así es como se debe adorar a Dios!

Aquí te comparto la canción con Victor Hernandez “Que mi vida entera este” 

Espero que mientras la escuches la hagas una oración en tu vida.

Te deseo un bendecido y maravilloso día.

Bendiciones.

Marina Pinto

Como reconciliarse con Dios

“Venid luego y estemos a cuenta; si tus pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos, y si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18). De esta manera Dios convoca a todo ser humano a restablecer la relación entre ambos.

El razonamiento común de la gran mayoría de las personas que han vivido haciendo del pecado una práctica es que en esas condiciones no pueden osar acercarse a Dios. Pero lo que ignoran ellas es que El no anda buscando en particular a personas de conducta o moral intachable o a aquellos que nunca han experimentado la frustración de vivir en medio de la podredumbre del pecado. Cuando algunas personas cuestionaban al Señor Jesucristo por que entraba a la casa de un hombre de mala fama y odiado por la gente de esa ciudad, él les contestó: “Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento”.

Dios busca precisamente a aquellas personas que andan muy alejadas de El. El Señor sabe que mientras el ser humano no restablezca su relación personal con El, no podrá encontrar la paz y la felicidad que anda buscando. Un filosofo llegó a esta sabia conclusión: “En el corazón del ser humano hay un vacío muy grande, que no puede ser llenado por nada ni por nadie, sino sólo por Dios”.

El ser humano fue creado por Dios para vivir en relación estrecha con El. Alejado de su Creador el ser humano jamás podrá vivir equilibradamente en paz y felicidad. Lo que toda persona necesita, cualquiera sea su condición actual, es reconocer que ha vivido alejado(a) de Dios, pecando y causando dolor al corazón de Dios, como cuando un padre ve que su hijo(a) anda totalmente descarriado. Pero a diferencia de los seres humanos, Dios siempre está dispuesto a perdonar y a recibir a ese hijo pecador. “Y al que a mí viene, no le echo fuera”, dice el Señor Jesús.

Si bien la Biblia dice que “la paga del pecado es muerte”, también dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. La muerte del Señor Jesucristo es el medio que Dios proveyó para que el ser humano pueda obtener el perdón de Dios y así restablecer su relación con El.

¿Qué debemos hacer para restablecer esa relación con Dios? Una oración sincera y sencilla, como la siguiente: “Señor, reconozco que he vivido alejado(a) totalmente de Ti, ofendiéndote con mis actos. Estoy arrepentido(a) de lo que hice, y por eso te pido perdón. Acepto la muerte del Señor Jesucristo, y creo que su sangre derramada cubre ante Ti mis pecados. Ahora le acepto a El como mi Salvador personal. Abro la puerta de mi corazón y le invito a que entre a mi vida y sea El quien la dirija de aquí en adelante. Amén”.

Si usted ha orado de esta manera, a partir de este momento empieza una nueva vida. La Biblia dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas”.

Hay tres cosas que usted ha obtenido al hacer esta decisión:

  • Todos sus pecados han sido perdonados. (Isaias 1;18-28)
  • Es un hijo(a) de Dios. (San Juan 1:12) “Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios’
  • Tiene vida eterna. “Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida esta en su Hijo” (1 Juan. 5:11).

También hay tres cosas que debe hacer de aquí en más:

  • Leer la Biblia diariamente. De esta manera conocerá más de Dios.
  • Ore diariamente. Orar es hablar con Dios, como un hijo habla con su padre.
  • Busque una iglesia donde pueda crecer espiritualmente y servir a Dios.

Finalmente, nos gustaría recibir un correo suyo para que nosotros también demos gracias a Dios por la decisión que acaba de hacer. Nuestro correo electrónico es: info@encuentro.ca

Dios le bendiga abundantemente.

Su amigo Ernesto Pinto

Un litro de leche

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/628enc%20-%20Un%20Litro%20de%20Leche.mp3

El perdón es la solución

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/597enc%20-%20El%20Perdon%20es%20la%20Solucion.mp3

Errores al enfrentar el futuro

“Presten atención, ustedes que dicen: «Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y nos quedaremos un año. Haremos negocios allí y ganaremos dinero»” Santiago 4:13

Queremos saber qué sucederá mañana, próximo año, la próxima década. Estamos preocupados por el futuro. Es sorprendente cómo la gente intenta todo tipo de cosas diferentes para tratar de predecir el futuro: astrología, lectura de las manos, seminarios, estudio de profecías y tiempos Bíblicos, etc.

¿Qué hay de malo con todo esto? La Biblia también habla mucho sobre planificación. Sin embargo, la Biblia dice que hay 3 errores que cometemos y que debemos tener en cuenta al pensar en el futuro.

Planificar sin Dios: La Biblia habla de planificación y dice que es bueno hacer planes. En Lucas 14:28 dice “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?” Pero hacer planes sin Dios es catastrófico.

¿Te has dado cuenta de que incluso los mejores planes a menudo fracasan? Lo más sabio es decir lo que dice en Santiago 4:15 “Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello”. La vida es solo un gran “Si es que”. No sé qué va a pasar mañana, tú tampoco y por ello planificar sin Dios es peligroso.

Pensar que soy dueño del mañana: Nos encanta anunciar y declarar nuestros planes y metas. Pero en Santiago 4:14,16 dice “¿Cómo saben qué será de su vida el día de mañana?… Están haciendo alarde de sus propios planes pretenciosos, y semejante jactancia es maligna.”

Hay un par de razones por las que no debemos creernos dueño del futuro. En primer lugar, la vida es impredecible y en segundo lugar la vida es breve. Tenga cuidado y no presuma que tiene el resto de su vida.

Dejar de hacer el bien: Haber tomado la decisión de pedirle a Dios por su voluntad y luego no hacer caso a esto tiene consecuencias. En Santiago 4:17 dice “Recuerden que es pecado saber lo que se debe hacer y luego no hacerlo”. Hay pecados de comisión. Pero también hay pecados de omisión. Nos encanta posponer, inclusive el hacer planes.

CONCEPTO IMPORTANTE

Es triste conocer a alguien que dice: “No creo en Dios. no creo que Él exista”. Pero es más triste encontrar a alguien que dice: “Creo que Él existe”, pero luego actúa como si Él no existiera a la hora de hacer planes para el futuro.

Los cristianos durante cientos de años solían escribir las iniciales “D.V.” al final de sus cartas. Firmaban con su nombre y luego escribían D.V. que en latín significa “Deo Valente” – “Si Dios quiere”.

Pensar en el futuro puede ser abrumador, pero afortunadamente se presenta en pedazos pequeños, un segmento de 24 horas a la vez. No puedo vivir el futuro, solo puedo vivir el día de hoy. Por ello planifica para el futuro, pero aprovecha el presente para hacer el bien.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para pedirte perdón por no tenerte en cuenta para los planes de mi futuro. Hoy vengo a consultar contigo y pedirte dirección para vivir de acuerdo a tus planes y propósitos.

Pastor Arnold Enns

Escuchan dos nuevos programas ENCUENTRO:

# 1375 Visión de águila

# 1378 La comunicación digital y la familia