Reflexión sobre el advenimiento

Adviento o advenimiento es un término relacionado con un verbo en latín que se refiere a la acción de llegar, suceder, sobrevivir o venir. El advenimiento, por lo tanto, es la llegada de algo o alguien especialmente si la misma ha sido esperada y muy solemne. Para los hijos de Dios, el advenimiento de la Navidad significa: prepararnos, anticiparnos con un tiempo de perdón y reflexión para esa velada tan especial.

 Que este tiempo de espera a la llegada de la Navidad, sea un tiempo de acercamiento a nuestros seres queridos, un tiempo de meditación sobre ese gran sacrificio que ha hecho nuestro Señor Jesucristo. Que sea un tiempo no solamente para estar preocupados o ansiosos por qué vamos a comer o qué hemos de regalar, sino por saber que estaremos juntos celebrando otro aniversario del nacimiento de Jesús.

 Así mismo esperamos la segunda venida de Cristo, ¡Maranatha: el Señor viene! Y mi pregunta es: -¿cómo nos preparamos para ese tiempo?

 Amigo/ amiga, deseo que sea un tiempo de felicidad continua pero sobre todo de reconocimiento a esa entrega maravillosa y bendita de nuestro Señor y Salvador. “Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. Filipenses 2: 8 (LBLA).

Muchas bendiciones

Mónica E. Rosas
Colaboradora de ENCUENTRO

Compartimos algunos programas navideños de la hermana Marina Pinto

# 126 Tiempo de preparación

# 128 Una navidad sin mi esposo

https://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF128%20-%20Una%20Navidad%20sin%20mi%20esposo.mp3

Como tratar con el estrés

“Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso. Déjenme enseñarles, y encontrarán descanso para el alma” Mateo 11:28-29

Gastamos muchísimo dinero en aliviar el estrés en nuestras vidas. El estrés en su esencia es una amenaza, real o percibida. Cuando tu cuerpo se siente amenazado por algo emocional, físico, espiritual o mental, se producen respuestas de estrés en tu cuerpo. Tu presión arterial sube, tu pulso se acelera, y la adrenalina se dispara.

No hay nada de malo en eso. Sin embargo, muchos, si no la mayoría, vivimos bajo estrés crónico. Esto si no es bueno y tiene un montón de consecuencias para nuestra vida. La Biblia nos da un remedio para cada una de las fuentes del estrés.

Preocupaciones: Un estudio realizado sobre las preocupaciones indica solo el 8% de nuestras preocupaciones son realmente válidas. En 1 Pedro 5:7 dice “Pon todas tus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ti”. Las plantas y los animales no se preocupan y nosotros tampoco deberíamos hacerlo.

Presión de tiempo: ¿Estarías de acuerdo en que pareciera que el mundo corre cada vez más rápido? Eso crea estrés. En Eclesiastés 3:1 dice “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. Dios nos dio 24 horas al día para lograr lo que tenemos que hacer y es negligencia nuestra no incluir suficiente descanso.

Multitud de personas: A medida que el mundo se vuelve más poblado, las personas se estresan más. En todos los lugares tenemos que hacer filas y pelearnos por espacio. En Marcos 6:46 dice que Jesus “después que los hubo despedido, se fue al monte a orar” porque también necesitaba descanso de la gente. Todos necesitamos un tiempo a solas lejos de la multitud.

Temor del futuro: El temor al futuro es porque no sabemos qué sucederá y queremos estar en control. Y al no poder estarlo tenemos temor y esto causa estrés. En Mateo 6:34 dice “Así que no se preocupen por el mañana”. No sabemos que hay en el futuro, pero sabemos quién está en el futuro.

CONCEPTO IMPORTANTE

Cada vez que empiezas a preocuparte, estás tratando de controlar algo que no deberías estar haciéndolo en primer lugar. Por ello es inútil preocuparse porque esto nunca logra o resuelve algo. La preocupación solo nos hace sentir miserable en el día de hoy.

Es normal que estemos atendiendo las urgencias de nuestro trabajo, pero también debemos atender las exigencias de nuestro cuerpo. Esto incluye descansar, trabajar y jugar equilibradamente. Cuando no descansamos lo suficiente nos metemos en problemas.

El futuro puede crear incertidumbre y todo lo que tenemos que hacer es acercarnos al Dios y tomar algo que está preparado para nosotros. Por ello dice que el bien y la misericordia me seguirán todos los días si es que pongo mi confianza en El.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para reconocer que me estoy preocupando demasiado y tratando de controlar todo. Hoy vengo para decirte que ya no quiero vivir así. Hoy te ruego que me ayudes para vivir equilibradamente y no tener estrés.

Pastor Arnold Enns

Aqui algunos programas radiales:

Principios para superar una crisis

Libre de la angustia

La balanza

Una mujer pobremente vestida, con un rostro que reflejaba tristeza, entró a una tienda, se acercó́ al dueño y de manera humilde preguntó si podía llevarse algunas cosas a crédito; con voz suave explicó que su esposo estaba muy enfermo y que no podía trabajar, tenían siete niños y necesitaban comida.

El dueño no aceptó y le solicitó que abandonar a la tienda. Sabiendo la necesidad que estaba pasando su familia la mujer rogó: “Por favor señor, se lo pagaré tan pronto como pueda”

El dueño le dijo que no podía darle crédito, ya que no tenía una cuenta de crédito en su tienda.

De pie, cerca del mostrador, se encontraba un cliente que escuchaba la conversación entre el dueño de la tienda y la mujer.

El cliente se acercó y le dijo al dueño de la tienda que el se haría cargo de lo que la mujer necesitara para su familia;

Entonces el dueño, amoscado, preguntó a la mujer: ” ¿Tiene usted una lista de compras?”.

La mujer dijo: “Si señor”; “Esta bien,” dijo el dueño,

“Ponga su lista en la balanza de platos y lo que pese su lista le daré en comestibles”.

La mujer titubeó por un momento y cabizbaja buscó en su cartera un pedazo de papel, escribió algo en él y lo puso, triste aún, en uno de los platos de la balanza.

Los ojos del dueño y del cliente se llenaron de asombro, cuando el plato de la balanza donde estaba el papel, se hundió hasta el fondo y se quedó así.

El dueño, sin dejar de mirar la balanza dijo: “No lo puedo creer”…
¡No era una lista de compra!
Era una oración que decía:

“QUERIDO SEÑOR, TÚ CONOCES MIS NECESIDADES Y YO VOY A DEJAR ESTO EN TUS MANOS”

El dueño de la tienda le entregó los comestibles que había pesado y quedó allí en silencio.

La mujer agradeció y abandonó la tienda; el cliente entregó un billete de cincuenta dólares al dueño y le dijo:

“Valió cada centavo de este billete; ahora sabemos cuanto pesa una oración”.

Cuando hayas leído este mensaje, haz una oración. Eso es todo lo que tienes que hacer. Solo detente ahora y haz una sencilla y sincera oración por ti, por los tuyos, por tus amigos y familiares y por aquellos que el Señor te ponga en el corazón.

La oración es uno de los mejores regalos gratuitos que recibimos. No tiene costo, pero si muchas recompensas.

(Reflexion tomada del Internet)

Aquí algunos programas radiales:

Como desarrollar el autocontrol

“El que controla su temperamento es mejor que un héroe de guerra, el que gobierna su espíritu mejor que el que captura una ciudad” Proverbios 16:32

Suena tan simple y directo, quizás inclusive fácil. Pero tener autocontrol no es un concepto o idea especialmente atractiva. No llama la atención ni capta titulares en los periódicos. Pero quien lo tiene es bendecido por Dios. De hecho, la Biblia dice que si no tenemos autocontrol seremos una ciudad sin murallas.

El autocontrol es simplemente la práctica importante de aprender a mantener el control de la bestia, nuestra carne, que vive dentro de nosotros. El autocontrol “es más fácil decirlo que hacerlo”. Sin embargo, es posible tenerlo si cumplo con estas tres indicaciones.

Necesito manejar mi boca: Todos los días mi boca es un gran desafío. Cuando menos lo pienso mi boca me mete en problemas. En Proverbios 13:3 dice “El que guarda su boca guarda su alma; más el que mucho abre sus labios tendrá calamidad”. Mi oración de todos los días es que Dios que me ayude a manejar mi boca. Me levanto por la mañana y digo: Señor, ponme un bozal para decir menos tonterías.

Necesito mente y corazón renovada: En otras palabras, comienza a poner las palabras de la Biblia en tu mente. Memoriza algunos versículos. Escríbelos en tarjetas y memorízalos. En el Salmos 119:11 dice “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”. Aliméntate de la Palabra de Dios. Entonces, cuando su Palabra se convierta en la tuya, verás que ocurren milagros en tu vida. De la abundancia de tu corazón hablará tu boca.

Necesito la llenura de su Espíritu Santo: Si tomo una botella de champú y aprieto esa botella, ¿qué sale? Champú. ¿Por qué? Porque todo lo que hay en el envase sale cuando está bajo presión. Eso es cierto en tu vida. Lo que sea que hay en ti sale cuando estás bajo presión. Por ello dice en Gálatas 5:22-23 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza”.

Es por ello que debo buscar la llenura del Espíritu Santo, para que siempre tenga buen contenido. Mas aun cuando estoy bajo presión.

CONCEPTO IMPORTANTE

La Biblia dice que tu lengua es como el timón de un gran barco. Un pequeño timón diminuto puede dirigir un barco grande en cualquier dirección. La lengua es el timón de tu vida. Lo que dices es adónde vas a ir. Por ello es de bendición tener el autocontrol de mi boca.

Si lleno mi pozo con la palabra de Dios entonces me aseguro que el agua que saldrá será de mucha bendición. El leer y memorizar la palabra de Dios es vitamina para mi vida.

Cuanto más dejo que Dios controle mi mente y mis emociones, más autocontrol tengo. Mucha gente piensa: “Si dejo que el Espíritu Santo llene mi vida, me convertiré en un fanático religioso”. Pero esto es una mentira del Diablo. El autocontrol simple y sencillamente me hace una persona mas atractiva.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesús hoy vengo delante de ti reconociendo que me falta autocontrol. Necesito entregarte el control de mi vida porque las cosas no van bien. Hoy te pido que me llenes de tu Espíritu Santo para transformar mi interior y darme el autocontrol sobre mi vida. Gracias por llenarme de tu presencia.

Arnold Enns

Aqui les compartimos algunos programas radiales:

Las palabras y la autoestima

Las palabras no se las lleva el viento.  Sabemos que las palabras pueden lastimar a nuestras familias.

Las palabras también hacen milagros, así es, no solo hieren, pero levantan, forman y estimulan el intelecto.

Recuerdo con mucho afecto mi profesor de tercer grado. Siempre me decía: “Hijo, no he visto muchacho tan inteligente como tú.” Tomé en cuenta que yo crecí con una mama solamente y nunca tuve la afirmación de un padre. Pero gracias a este profesor por sus palabras, que ahora pienso que la decía a todos – pero para mí este momento fue oro puro. Gracias a Dios que yo crecí con estas palabras y traté de salir siempre adelante con mis estudios.

Ahora soy padre y abuelo y me ha dado cuenta que debo ser intencional y genuino con mis palabras.  Ya que ellas pueden definir el éxito, el fracaso, la autoestima y el futuro de mis hijos o nietos.

¿Cuanto tiempo hace que no abrazas a tus hijos o hijas? ¿Cuanto hace que no le dices lo importante que ellos son para ti?

Talvez no podrás cambiar el mundo, pero tus palabras y actitudes, abrazos pueden cambiar el mundo de tus hijos.

Si tú estás maldiciendo a tus hijos: Pará hoy y empieza a abrazarlos y bendecirlos.

Y si tú fuiste herido por las palabras de tus padres: Dios quiere ayudarte a superar las heridas del pasado. El perdón es la única medicina que puede cicatrizar estas heridas del rencor que lleva dentro.

Por favor reconoce que eres un agente de cambio en una sociedad vacía e indiferente. Decide hoy ir por el mundo haciendo la vida más fácil a los demás. 

Te dejo con dos versículos de la Santas Escrituras:

Santiago 3: 8-10: Ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. Con ella bendecimos al Dios y Padre y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Efesios 6:4

Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos. Más bien edúquenlos y denles enseñanzas cristianas.

Ernesto Pinto

Aquí una linda historia sacado del Internet:

Un día, Thomas Alva Edison llegó a casa y le dio a su mamá una nota.
Él le dijo a ella: “Mi maestro me dio esta nota y me dijo que sólo se la diera a mi madre.”

Los ojos de su madre estaban llenos de lágrimas cuando ella leyó en voz alta la carta que le trajo su hijo.
“Su hijo es un genio, esta escuela es muy pequeña para él y no tenemos buenos maestros para enseñarlo, por favor enséñele usted”.

Muchos años después la madre de Edison falleció, y él fue uno de los más grandes inventores del siglo.
Un día él estaba mirando algunas cosas viejas de la familia. Repentinamente él vio un papel doblado en el marco de un dibujo en el escritorio. 
Él lo tomó y lo abrió. En el papel estaba escrito”Su hijo está mentalmente enfermo y no podemos permitirle que venga más a la escuela.”

Edison lloro por horas, entonces él escribió en su diario: “Thomas Alva Edison fue un niño mentalmente enfermo, pero por una madre heroica se convirtió el el genio del siglo.”
Qué impresionante la reacción de la mamá, ¿verdad? 

En lugar de leer lo que realmente decía la carta, y habiendo podido hacer sentir menos a su hijo, le dio un giro completamente y ¡le inyectó seguridad y certeza a su hijo!
Le hizo creer que era un genio y se lo creyó tanto, que creció y murió siéndolo.
Es asombroso el poder que tienen los padres sobre los hijos.

ES MUY IMPORTANTE RECORDAR SIEMPRE EL PODER QUE TIENEN LAS PALABRAS…

Que no hacer con el dinero

“No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar” Mateo 6:19

El dinero es una de nuestras mayores preocupaciones. Es la causa número uno de divorcios y de estrés. Sin embargo, el dinero en si no es ni malo ni bueno, simplemente es una herramienta para lograr propósitos.

Muchos no son buenos administradores de su dinero. De hecho, viven del día a día o más allá de sus posibilidades. La Biblia esta llena de principios de que y que no hacer con el dinero. He aquí cuatro cosas que no debemos hacer con el dinero.

No lo desperdicies: Si ando por ahí diciendo que el dinero es mío, si quiero desperdiciarlo, ¿a quién le importa? En Juan 6:12 dice “Una vez que quedaron satisfechos, Jesús les dijo a sus discípulos: «Ahora junten lo que sobró, para que no se desperdicie nada»” Dios da en abundancia, pero es sumamente cuidadoso para que no se desperdicie nada.

No lo ames ni le sirvas: ¿Alguna vez ha intentado trabajar para dos jefes? ¿Como te fue en esa experiencia? No muy buena me imagino. En Lucas 16:13 dice “Nadie puede servir a dos amos. Será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y estar esclavizado al dinero”. No puedo decir, mi objetivo número uno en la vida es amar a Dios. Y también decir mi objetivo número uno es ganar mucho dinero.

No deposites tu confianza en el: No confíes en el dinero para tu seguridad, hoy lo tienes y mañana lo puedes perder todo. En Proverbios 23:5 dice “Las riquezas desaparecen en un abrir y cerrar de ojos, porque les saldrán alas y se irán volando como las águilas”. Dime si esto no es cierto, especialmente a fin de mes porque no sabes que paso con tus ganancias.

No esperes que te satisfaga: Si crees que tener más te hará más feliz o más seguro, estás terriblemente equivocado. El dinero no satisface. En Eclesiastés 5:10 dice “Los que aman el dinero nunca tendrán suficiente. ¡Qué absurdo es pensar que las riquezas traen verdadera felicidad!” Cuanto más tienes, más quieres. Nunca te darás por satisfecho.

CONCEPTO IMPORTANTE

Lo que Dios dice acerca del dinero es probablemente lo contrario de todo lo que te han enseñado sobre el dinero en el mercado laboral. La Biblia dice que no desperdicies el dinero que Dios te permite tener. Igualmente dice que no pongamos nuestra confianza en él.

El meollo del problema del dinero es un problema del corazón y Dios quiere que tu corazón este centrado en El. Tienes que elegir lo que será el número uno en tu vida. No puedes tener dos cosas número uno en tu vida. Es el dinero o es Dios.

Sabes, tu autoestima no tiene conexión con tu patrimonio. Tus objetos de valor no determinan el valor de tu vida. Así que no creas que, porque tienes mucho, vales mucho o si tienes poco vales poco. Tú vales mucho simplemente porque Jesús murió por ti.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesús hoy vengo delante de ti para pedirte perdón por haberme concentrado tanto en el tema del dinero. Perdóname por haber puesto mi confianza en mis recursos. Hoy reafirmo que tu eres el numero en mi vida y renuncio y te ruego que me ayudes a administrar bien el dinero.

Pastor Arnold Enns

Compartimos algunos programas radiales sobre el tema del dinero:

La trampa de las tarjetas de crédito

El valor del dinero

Por Favor Muéstreme Su Pasaporte

En mi caminar como cristiano he aprendido a fijar mis ojos en mi destino final. Eso me sostiene, me anima y me permite seguir corriendo. Puedo decir como dijo el apóstol Pablo: “He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe”. 2 Timoteo 4:7

Una anécdota que leí en mi juventud y que disfruto recordar, es la de Albert Einstein.  Se dice que este científico  que descubrió y propuso su teoría sobre la ley de la relatividad trabajaba para el gobierno de los Estados Unidos de América y constantemente lo enviaban a diferentes ciudades para ayudar con proyectos científicos. Es muy común en esos trabajos que alguien más decida a dónde van a enviarte y te compren los boletos hacia tu destino. Como  nuestro amigo viajaba demasiado, organizaba y estudiaba sus materiales en el tren. Sucedió un día que don Alberto se quedó dormido y sus notas y libros se desplomaron por el suelo. De repente se encendió la luz, ya que el inspector de boletos se había subido al vagón y comenzó a  solicitar los boletos del viaje. El científico empezó a buscar entre sus notas y papeles, sin encontrar el famoso boleto. Entonces procedió a revisar los bolsillos de su pantalón, camisa etc. Pero éste seguía sin aparecer. El inspector sonriendo, le dijo: -“Sr. Einstein, no se preocupe yo sé quién es usted, no tiene que seguir buscándolo”. A lo cual el científico respondió: -“El problema mi amigo no es quién sea yo, el problema es que no sé hacia dónde voy.”

Creo que este “principio”: De saber a dónde vamos y que pasaporte portamos, es el más importante para disfrutar la vida en este trajinado mundo donde corremos, compramos, vendemos sin que nada nos satisfaga.  El Aposto Pablo nos anima a continuar corriendo con Paciencia.. O sea para Pablo nuestra fe es una carrera (profesión) y debemos de hacerlo, sabiendo que nuestro destino final es hacer la voluntad del Padre. Este texto que Pablo escribe en Hebreos 12:1es muy interesante “….y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”. El contexto (capítulo 11) es una larga lista de hombres y mujeres de fe. 

Así que mis amados lectores nunca perdamos de vista el propósito de nuestra carrera. Pablo lo describe así:

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.”  Filipenses 3:20-21

Ahora bien, si usted me dice: -“Señor Pinto, yo no sé donde pasaré la eternidad”. Le agradezco por recordarme que un día partiremos de este mundo y no nos llevaremos nada. Pero mi amigo, la eternidad la define usted mientras tiene vida. Adquiera hoy su “PASAPORTE”. Esto sólo se logra a través del sacrificio que hizo Jesús en la Cruz. “Porque también Cristo (el Mesías) murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu.”  1 Pedro 3:18

Acepte a Cristo en su corazón hoy. Y cuando le digan en la eternidad: Por Favor Muéstreme Su Pasaporte, usted responderá con gozo: –“He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, he guardado la fe”.  2 Timoteo 4:7

Ernesto Pinto

Algunos nuevos programas radiales:

Mi Dios ha sido fiel

Un clamor por mi nacion

¿Cómo reconciliarse con Dios?

“Venid luego y estemos a cuenta; si tus pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos, y si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” (Isaías 1:18). De esta manera Dios convoca a todo ser humano a restablecer la relación entre ambos.

El razonamiento común de la gran mayoría de las personas que han vivido haciendo del pecado una práctica es que en esas condiciones no pueden osar acercarse a Dios. Pero lo que ignoran ellas  es que El no anda buscando en particular a personas de conducta o moral intachable o a aquellos que nunca han experimentado la frustración de vivir en medio de la podredumbre del pecado. Cuando algunas personas cuestionaban al Señor Jesucristo por que entraba a la casa de un hombre de mala fama y odiado por la gente de esa ciudad, él les contestó: “Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento”. 

Dios busca precisamente a aquellas personas que andan muy alejadas de El. El Señor sabe que mientras el ser humano no restablezca su relación personal con El, no podrá encontrar la paz y la felicidad que anda buscando. Un filosofo llegó a esta sabia conclusión: “En el corazón del ser humano hay un vacío muy grande, que no puede ser llenado por nada ni por nadie, sino sólo por Dios”.

El ser humano fue creado por Dios para vivir en relación estrecha con El. Alejado de su Creador el ser humano jamás podrá vivir equilibradamente en paz y felicidad. Lo que toda persona necesita, cualquiera sea su condición actual, es reconocer que ha vivido alejado(a) de Dios, pecando y causando dolor al corazón de Dios, como cuando un padre ve que su hijo(a) anda totalmente descarriado. Pero a diferencia de los seres humanos, Dios siempre está dispuesto a perdonar y a recibir a ese hijo pecador. “Y al que a mí viene,  no le echo fuera”, dice el Señor Jesús.

Si bien la Biblia dice que “la paga del pecado es muerte”, también dice: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. La muerte del Señor Jesucristo es el medio que Dios proveyó para que el ser humano pueda obtener el perdón de Dios y así restablecer su relación con El.

Qué debemos hacer para restablecer esa relación con Dios? Una oración sincera y sencilla, como la siguiente: “Señor, reconozco que he vivido alejado(a) totalmente de Ti, ofendiéndote con mis actos. Estoy arrepentido(a) de lo que hice, y por eso te pido perdón. Acepto la muerte del Señor Jesucristo, y creo que su sangre derramada cubre ante Ti mis pecados. Ahora le acepto a El como mi Salvador personal. Abro la puerta de mi corazón  y le invito a que entre a mi vida y sea El quien la dirija de aquí en adelante. Amén”.

Si usted ha orado de esta manera, a partir de este momento empieza una nueva vida. La Biblia dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas”.

Hay tres cosas que usted ha obtenido al hacer esta decisión:

  1. Todos sus pecados han sido perdonados.(Isaías 1;18-28)
  2. Es un hijo(a) de Dios. (San Juan 1:12) “Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios’
  3. Tiene vida eterna. Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida esta en su Hijo (1 Juan. 5:11).

También hay tres cosas que debe hacer de aquí en más:

  1. Leer la Biblia diariamente. De esta manera conocerá más de Dios.
  2. Ore diariamente. Orar es hablar con Dios, como un hijo habla con su padre.
  3. Busque una iglesia donde pueda crecer espiritualmente y servir a Dios.

Finalmente, nos gustaría recibir un correo suyo para que nosotros también demos gracias a Dios por la decisión que acaba de hacer. Nuestro correo electrónico es: info@encuentro.ca

Dios le bendiga abundantemente.

Su amigo Ernesto Pinto

#1336 Casa sobre la roca

# 1207 Mensaje del perdon

Me Gusta Ser Esclavo

“¡Déjanos en paz! Déjanos seguir siendo esclavos de los egipcios. ¡Es mejor ser un esclavo en Egipto que un cadáver en el desierto!” Éxodo 14:12. (RVR 1960).

Este versículo de Éxodo y otros cuantos más nos relatan que el pueblo de Israel que Moisés sacó de la esclavitud nunca quiso ser libre.

La esclavitud es un estado en la mente. Si te dijeron que no puedes y te lo creíste, las oportunidades seguirán siendo una ilusión.

Cualquiera pensaría que luego de vivir 400 años en la esclavitud, lo último que quisieran hacer los israelitas tras experimentar la libertad y ver nuevos horizontes, sería regresar a la cautividad en Egipto.

Pero ellos no lo comprendían en ese momento, así como también a algunos de nosotros se nos dificulta apreciar el amor y cuidado de Dios cuando estamos atravesando por nuestros propios desiertos.

Jesús les respondió: “De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, es esclavo de pecado”.

En mi experiencia como consejero he visto a muchos que pareciera que disfrutan ser esclavos. Tuve una cliente que la vi como por tres meses y había mejorado mucho. En las últimas sesiones habíamos hablado sobre el perdón, porque me di cuenta de que su ira, sus ataques de pánico, resentimiento era por falta de perdón.  Así que cuando le pregunté: ¿está  usted dispuesta a perdonar a su agresor? Su respuesta fue rápida: “NUNCA”. Estaba atada a sus heridas y prefería seguir viendo así.

Cristo te dice hoy: “Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres”. El Padre Celestial envió a su único Hijo a comprar nuestra libertad con su propia muerte. Misterio que nunca entenderemos en su totalidad, pero podemos beneficiarnos de lo que si sabemos y esto es: “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. Juan 8:32 y Juan 14:6 Jesús le dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.

Este es tu día de ser completamente libre, simplemente haz una oración en la cual confiesas tu maldad oculta y el Señor te abrazará.  Lee 1 Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

Esta decisión te llevará a mirar al futuro con expectativa, confiando que el propósito del Padre amoroso se te mostrará mientras leas las Escrituras y seguro que verás mejores días. Prepárate para ver a tu nueva generación vivir la GRACIA y las BENDICIONES de Dios.

Ernesto Pinto

Les comparto un programa de televisión titulado: La religión no te llevará al cielo

El poder del perdón

¿Cómo tú te sentirías si tu cónyuge te seria infiel? Hola yo soy tu amigo Ernesto Pinto y hoy conversaré con un amigo que nos contará como uno se siente cuando descubre que la esposa ha sido infiel.

I. Buenos días. Estoy agradecido al pastor Ernesto Pinto por darme la oportunidad por dar y contar parte de mi testimonio. Vengo de Lima, capital de Perú.

E. Me decías que atravesaste una situación bien difícil en tu familia. ¿Porque no nos cuentas acerca de eso?

I. Con mi esposa pase un momento muy difícil ya que a veces como hombre uno a veces no acepta algunas cosas y especialmente nosotros que somos Latino Americanos que tenemos la mentalidad machista. Cuando suceden algunas cosas, es bien difícil de sanar estas heridas, de perdonar y quizás perdonar la otra persona.

E. ¿Tu esposa había atravesado dificultades emocionales y tú nunca le habías dado atención a esto?

I. Exactamente. Superficialmente yo quería ayudarla, apoyarla, pero en realidad no sabía lo que era en su interior, sea los momentos difíciles que ella pasaba. Yo no me di cuenta.

E. Empezaste a descuidar tu hogar? Tu esposa?

I. En parte. No tomar tanta preocupación como usted dice descuidar.

E. ¿Tomaste más tiempo con tus amigos que con tu esposa?

I. Si, especialmente me dedicaba más a mis amistades y a veces a mi familia.

E. Muchas veces nosotros como hombres no le damos importancia a los problemas emocionales que están sufriendo nuestras esposas y algunas veces ignoramos sus quejas, alegando que son problemas de mujeres. Y lo más trágico es que muchos de los casos, pretendemos arreglar los problemas cuando ya están muy avanzados. ¿No te parece así?

I. Si uno les presta más atención y si comenzaríamos a combatir los problemas de un principio nos evitaríamos muchos dolores en el futuro. Parece que creemos que los problemas se van a solucionar por si solo o que la mujer lo va hacer. Pero realmente no es así, porque cuando uno se da cuenta, ya el problema ha ganado mucho terreno.

E. Muchas veces no buscamos ayuda en medio de los problemas porque creemos que nosotros lo podemos resolver, que somos auto suficiente, que a mí no me va pasar.

I. Si tiene razón. Tenemos este temor de que se entere las demás personas, es el miedo principal que tiene el hombre.

E. Y esto es un enemigo a la comunicación, a la verdadera comunicación porque cuando como hombre converso con un amigo, con un consejero de las dificultades que estamos atravesando en el hogar yo creo que empezamos a mejorar.

I. Si es así. A veces uno comenta, pero no de las cosas intimadas tan principales.

E. Uno se esconde atrás de que todo va bien en nuestro hogar. Una máscara.

I. Uno quiere demostrar que el hogar de uno es el mejor, de que va sobre rueda, que es perfecto, pero en si no es así la cosa.

E. Otra vez bienvenido. Estoy conversando con mi amigo que nos está relatando las dificultades que atravesó en su vida matrimonial. Estuvo a punto de matar a su esposa. Escuchemos por qué. ¿Qué paso en tu hogar? Cuéntanos.

I. Pasaban muchas cosas, pero cuando me di cuenta que mi esposa estaba buscando solución en una manera incorrecta, fue un golpe muy duro para mí, porque yo confiaba. Yo creía que nunca va suceder a mí. Y me di cuenta demasiado tarde cuando el problema estaba ya muy avanzado.

E. Yo sé que es duro para ti, pero fuera del aire me decías que tu esposa se había refugiado en otros hombres.

I. Exactamente, o sea ella estuvo buscando solución a su problema ya que me había contado a mí y yo no le prestaba atención. Entonces ella comenzó a buscar la solución a este problema en diferentes personas. Cosas que cuando me enteré fue muy pero muy duro para mí. Porque nunca pensé que eso sucedería.

E. Que paso por tu mente cuando te diste cuenta y que alguien te dijo, mira tu mujer está por ahí con alguien más. Es una situación dura y agradezco el valor que tienes de venir y contarnos. ¿Pero qué paso en tu mente?

I. En un momento vino la ira sobre uno como hombre.

E. ¿Querías matarla?

I. Si exactamente y a la persona que estaba con ella. En mi mente paso eso, pero después cuando conversamos con ella, aparentemente quisimos restaurar lo que había olvidado. Pero no fue así. Porque dentro de mi corazón, había un odio muy grande. Algo que comencé a tratar mi esposa, por lo que había pasado.
La situación estaba tan difícil en mi hogar que mi esposa decidio muchas veces de suicidarse porque no solamente era problema mío sino problema de ella también.

E. Su problema emocional el cual queremos discutir, más el abuso, más la infidelidad hacían de este hogar un infierno.

I. Exactamente, o sea no había paz. Desde que yo salía a trabajar, mi mente siempre estaba en eso. Y cuando regresaba dejaba toda mi furia sobre ella. Y eso hacía que ella se sentiría más cargada.

E. Ahora veo que tienen un hogar lindo, un hogar feliz. Están sonriendo y abrazados acá. ¿Qué ha pasado en la vida tuya que pudiste perdonarla?

I. Oh esto fue gracias al Señor, gracias a Jesucristo que sano mis heridas y que me puso un corazón nuevo. Me enseñó a perdonar porque yo pensé que nunca iba perdonar mi mujer, a mi esposa por lo que había pasado. Pero conforme, fui estudiando la palabra y escuchando la palabra como dicen al oír palabra de Dios hay un cambio, uno se trasforma.

E. Sea que todo este proceso de nueva familia que veo en ustedes es porque Cristo vino al corazón de ustedes. Cuéntanos esta experiencia. ¿Cómo fue? Cuéntanos este momento.

I. Yo comencé a escuchar la palabra de Dios por parte de un hermano de trabajo que predicaba al grupo de los trabajadores

E. Un compañero de trabajo comenzó a compartir el evangelio.

I. Si él hablaba al grupo y muchos escuchaban y otros no. Y yo prestaba atención porque yo también buscaba una solución, un alivio al dolor que sentía. Y el hermano siguió hablando y yo prestaba atención hasta que él se enfocó en mí y me compartió la palabra y junto con mi esposa comenzamos a escuchar y invitamos al Señor y vino el cambio grande que el Señor hizo porque el Señor es el único que pueda hacer un cambio. A veces no creía porque decía esta raíz no me va sacar de mi corazón, hasta que me muera, yo voy a llevar este recuerdo negativo siempre va estar allí martirizando, y tratando mal a mi esposa.

E. ¿Puedes recordar este día cuando invitaste a Jesucristo en tu corazón?

I. Si fue un momento en que el me preguntó si yo deseaba que entrará el señor en mi corazón. Al principio dude, pero después dije Bueno que gano, que pierdo, no tengo nada que perder. Entonces yo acepte que el Señor entrara en mi corazón y a partir de este momento era como una paz, una tranquilidad. No comprendía

E. Recuerdas ese día, o esta tarde, o esta noche cuando viniste a tu esposa, la abrazaste y le distes: Acepté a Jesucristo. ¿Te acordase de este día?

I. O si recuerdo que ella no me entendía cuando vio que yo venía diferente o ella como todos los días esperaba que yo venga y gritaba encima o la atemorice o como todos los días que era prácticamente un infierno nuestro hogar, ella a veces tenía miedo que vine al hogar pero este día cuando yo llegue, recuerdo que con lágrimas en los ojos le dije; acepté el Señor en mi corazón y ella no entendía porque ella tampoco no había escuchado mucho de que había un Dios poderoso. Y entonces ella quedo mirando y no comprendía. Entonces yo le decía: Yo acepté al Señor Jesucristo, ahora soy cristiano dijo yo. Entonces ella como vio cambio en mí, se alegró y allí adelante gracias a Dios todo fue cambiando.

E. Tienes un hogar feliz ahora. ¿No significa que no tienes problema?

I. No, problemas siempre hay, pero no son más este tipo de problemas que antes teníamos. Siempre los problemas se presentan pero..

E. ¿Hay otra línea de comunicación abierta ahora?

I. Exactamente! Ahora la comunicación es lo principal.

E. Quisiera que enviaras un mensaje tal vez a estas familias que están atravesando lo que tu atravesaste. Tal vez hay hombres que se sienten frustrados, fracasados, porque su hogar ha fracasado, que tú le dirías ¿Cuál sería tu mensaje?

I. Que no todo es perdido, que hay una esperanza. Yo sé que el dolor es fuerte y duro, pero hay alguien que puede aliviar y dar un viento fresco a su vida. Cristo Jesús. Así como lo hizo por mí, lo puede hacer para usted. No se crea que, porque eso pasa en su vida, usted nunca va perdonar. Piense y recapacite. Hay oportunidad. Por favor no destruye este hogar que usted tiene quizás con niños. En este tiempo yo no tenía niños y ve ahora tengo 2 niñas hermosas. Que escucha, y si cree que no hay solución, busque solución en Cristo Jesús. Que El tiene solución para todos.

E. Asi es mis amigos. No importa que tan bajo hayamos descendido, en la vida siempre enfrentaremos dificultades por eso necesitamos a Dios. La buena noticia es, Dios siempre está dispuesto a reconstruir totalmente nuestras vidas. Dios está tocando la puerta de tu corazón. Ábrale hoy y déjale entrar.

Ernesto Pinto
Programa ENCUENTRO #638

Escucha este programa en audio: