LIBERARSE DEL ABUSO

“El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón él rescata a los de espíritu destrozado” Salmos 34:18 Necesitamos hablar y predicar más acerca del abuso, ya sea físico, sexual o emocional. Los abusos históricamente siempre han sido un problema en la humanidad y hoy más que nunca. Este es un tema que debemos enfrentar como comunidad de fe. Debemos enseñar que Dios no tolera el abuso y que hay esperanza y ayuda para aquellos que necesitan liberarse del abuso. He aquí cuatro pasos importantes relacionados con el abuso que todos debemos entender y tomar acción.
No dejes que se mantenga un secreto: Cuando alguien está siendo abusado, por lo general no quiere decírselo a nadie. Pero la Biblia dice que tienes que compartir tu dolor con alguien en quien confíes para poder liberarte. Jesús dijo en Juan 8:32 “La verdad os hará libres”. Para ayudar a las personas a superar el abuso, debes hacer que hablen del abuso. El secreto es un arma poderosa del enemigo.  
No lo racionalices: Las personas que están siendo abusadas ​frecuentemente dicen cosas como por ejemplo “Él/ella solo tuvo un mal día y no querían hacerlo”, o “No fue tan grave”. Esas frases simplemente racionalizan o minimizan lo que ha hecho el abusador. Pero en Efesios 5:6 dice “No se dejen engañar por los que tratan de justificar esos pecados”. Dios no minimiza el pecado del abuso. Nosotros tampoco deberíamos de hacerlo.  
Debes buscar ayuda urgentemente: Si sabes de alguien que ha sido abusado física o sexualmente, ¡debe salir ahora mismo! No al día siguiente. Y nunca enfrentarse solo. En Eclesiastés 4:12 dice “Alguien podría golpear a uno de ustedes, pero no a los dos”. La Biblia no dice que un hijo o un cónyuge debe permanecer en una situación en la que su vida esté amenazada.  
Comienza el proceso de sanidad: Dios quiere darles a las víctimas de abuso un nuevo comienzo. Ni usted ni la persona abusada pueden saldar cuentas. En 1 Pedro 3:9 dice “No paguen mal por mal. No respondan con insultos cuando la gente los insulte”. La sanidad empieza con fomentar el perdón. El abusador no se saldrá con la suya. Un día Dios ajustará cuentas.        
CONCEPTO IMPORTANTE Dios odia el abuso. Lo hace enojar. Las estadísticas de abusos van en aumento porque el mal está comenzando a sobreabundar en la tierra. Sin embargo, Dios sigue estando en control y él quiere ayudarnos a tener relaciones saludables entre nosotros. Mantener el abuso en secreto es una estratégica del Diablo para seguir creando zozobra y daño en nuestras vidas. Revelar tus sentimientos y abrirte a recibir ayuda es el comienzo de la sanidad. Minimizar, racionalizar, y excusar el abuso solo crea una atmosfera prefecta para aumentar el calvario. Salirse de una relación abusiva no significa que fomentes el divorcio. Dios odia el divorcio, pero la separación puede ayudar para que Dios obre un milagro. Recuerda que Dios es un especialista en el perdón y la restitución.
MOTIVO DE ORACION Señor Jesús hoy vengo delante de ti para buscar ayuda para mi vida. He sido objeto de abuso y hoy vengo para rogarte que me ayudes a salir de esta situación. Hoy perdono a quienes me hicieron daño y te pido me cubras con tu amor.
Por Arnold Enns
https://open.spotify.com/episode/4oowWNHd0qsObwfDOKV8cd

El amor vence al temor

En 1Corintios 13:4ss, el apóstol Pablo describe lo que es realmente el concepto bíblico del amor. En los versículos 5 y 6 dice: el amor no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; 6 no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Y en verso 8, dice: El amor jamás se extingue.

            Me imagino cuando Jesús le preguntó a Pedro en Juan 21:15ss, tres veces me amas, él tenía en cuenta estas características del amor. Y las respuestas de Pedro fueron sí señor, tú sabes que te amo. Entonces Jesús le decía apacienta mis ovejas, o cuida a los míos.

La Escritura en 1Juan 4:17c-18, dice: En el amor no hay temor, 18 sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El temor nos paraliza, no podemos dar ni un paso hacia adelante. Especialmente en tiempo de pruebas y dificultades, necesitamos activar al amor para vencer al temor, y para vencer a todas las maldades de este mundo ¿cómo?

Primero: estar seguro de que Cristo nos salvó por amor, y nos llenó de ese amor, y debemos permanecer en él, así encontramos en los versos 14ss. Si pensamos solo en una rica comida no nos llena la panza, sino tenemos que saborear esa rica comida, así es con el amor de Cristo, sino saboreamos, sino disfrutamos no nos llena el espíritu.

            Cuatro (4) amigos trajeron antes Jesús a su amigo enfermo para que Jesús pueda sanarlo, pero la casa donde estaba Jesús con la gente estaba llena, y ellos decidieron agujerear el techo y bajar a su amigo por allí para ser sanado. Ellos, cuando vieron esa barrera inmediatamente activaron el amor para poder vencer al temor del momento.

Segundo: reconocer que Dios nos amó primero, y en respuesta a ese amor debemos amarnos también los unos a los otros. Recuerden las palabras de Jesús a Pedro, apacienta mis ovejas, cuídala. No esperemos que el mundo lo haga, porque el mundo sin Cristo no tiene el amor que puede dar.  Pero los hijos de Dios sí tenemos, porque él mismo es amor.

Tercero: para ser un vencedor, no dejes que se enfríe el amor que hay en ti, Jesús mismo nos da una alerta en Mateo 24:12 Habrá tanta maldad que el amor de muchos se enfriará. esto es lo que puede pasar con los hijos de Dios cuando hay un descuido espiritual.  La maldad gana fuerza y el amor hacia Dios y hacia el prójimo empieza enfriarse.

Conclusión: Cierro esta reflexión con la palabra de 1Juan 4:21 él nos ha dado este mandamiento: el que ama a Dios, ame también a su hermano o a su prójimo.

Heriberto Ayala

SOLO A DIOS LA GLORIA: ¿Cómo hacerlo?

            Martin Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la catedral de Wittenberg el 31 de octubre de 1517. La queja principal de estas tesis era la venta de indulgencias. Lo que comenzó con una simple protesta de parte de Martín Lutero, en contra de una serie de prácticas religiosas por parte de la iglesia de Roma, culminó siendo un movimiento transformador de la Iglesia y de toda la sociedad. Este movimiento, denominado como “La Reforma”, dejo como resultado  Las cinco “Solas” y una de ellas es “Soli Deo Gloria”, o SOLO A DIOS LA GLORIA.

¿Por qué? Porque para esto él nos ha creado, así encontramos en Isaías 43:7, todos los llamados de mi nombre; para gloria mía los he creado, los formé y los hice.

Porque Dios no comparte con los ídolos la alabanza, el mismo dice en Isaías 42:8: Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. Y en Isaías 48:11, Por mí, por amor de mí mismo lo haré, para que no sea amancillado mi nombre, y mi honra no la daré a otro.

Porque Cuando glorificamos a Dios, los beneficiados somos nosotros, sus criaturas. En Juan 17:1 dice: “Estas cosas habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que el Hijo te glorifique a ti”. Cuando Dios glorificó al Hijo, lo hizo en la cruz, y nosotros resultamos ser los principales beneficiarios de su muerte. En la cruz, el Padre mostró el amor y la gracia del Hijo hacia los pecadores. Cuando el Hijo glorificó al Padre, lo hizo en la cruz, cumpliendo la obra que le había dado y satisfaciendo su justicia. Y de nuevo, nosotros fuimos los beneficiados al no tener que ir a la condenación eterna.

¿Quién debe glorificar a Dios, cuándo y cómo debemos hacerlo?

Vamos por parte: ¿quien debe hacerlo? Según el Salmos 96, deben hacer toda la tierra. Toda la creación del Señor debe glorificarlo. Así como lo dice el Salmos 150:6 Todo lo que respira alabe a Dios.

¿Cuándo hacerlo? Debemos glorificar a Dios en todo tiempo, sin límite de fecha de vencimiento. Podemos hacerlo, en el santuario mientras nos reunimos como iglesia, mientras cantamos, mientras hablamos en la casa con la familia y mientras trabajamos. La lista de cuando glorificar a Dios continua con, mientras andamos de compras, mientras hablamos con otras personas de su evangelio, cuando pidas perdón, y cuando renuncias al pecado, cuando demuestres tu amor por él y por los necesitados. En fin, cuando hagas algo que le agrada al Señor lo estás glorificando.

¿Como hacerlo? Hay diferentes maneras de cómo podemos DAR LA GLORIA a Dios. En 1 Corintios 10:31, “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”. Vivimos en un mundo que se niega a darle al Señor la honra y la alabanza debido a su nombre. La gente rechaza al Hijo y se rehúsa a creer en Él. Pero la gloria de Dios continúa, porque su gloria es la perfección de su carácter, el cual nunca cambia.

Dios nos llama a alabar su nombre. Nosotros no podemos añadirle nada a su gloria, pero sí podemos proclamarla y revelarla. Lo honramos al adorarlo en nuestras iglesias, al testificar de su obra en nuestra vida y al proclamar la verdad de su santa Palabra en nuestras comunidades.

Glorificamos a Dios cuando le amamos por encima de todas las cosas, porque con eso mostramos que Dios vale más que cualquier otra cosa en la vida, y que nadie puede competir con Él, así lo declara el primer Mandamiento en Éxodo 20:1-5.

Otra forma en la que le damos gloria a Dios es Ser agradecidos con lo que tenemos, Un ejemplo claro es el apóstol Pablo, un hombre agradecido a Dios y de esta forma manifestaba su gloria a Él, diciendo en Filipenses 4:11-13… pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Por último, podemos glorificar a Dios como lo hicieron los mártires de la fe. Por ejemplo, como el maestro Jesús glorificando a Dios en la Cruz, Pablo y Silas, glorificando a Dios en la cárcel, y se sintió un terremoto allí.  Esteban de rodillas siendo apedreado, no renunció al Señor siguió con su fidelidad y vio la gloria de Dios. Los reformadores lo hicieron también, ellos defendieron Su verdad y murieron por Su causa. Sufrir por Su causa y darle gracias a Dios en medio del dolor son maneras extraordinarias de glorificar su nombre. Juan 9 nos habla de una persona que nació ciega y estuvo ciega por años para que la gloria de Dios se manifestara en él.

Cuanto más conocemos a Dios estaremos más cerca de él, y nos será más fácil de darle la gloria, por lo que él es, por lo que hace y por lo que hará.  Empieza hoy o continúa glorificando a Dios en todo tiempo, aun en los momentos de mucha pena. Él te ama y aguarda por ti.

Heriberto Ayala

La Belleza Externa versus Belleza Interna.

Dios creo a la mujer con una belleza incomparable.

Según estudios hechos por sociólogos y psicólogos la vida de la mujer se compara con las “Estaciones del Año” y se desarrolla de esta manera:

  • Primera etapa – Primavera: de los 10 a los 24 años.

En esta edad la niña/adolescente/joven empieza a soñar, despertar, y disfrutar la feminidad (todo es color de rosas).

En esta etapa muchas niñas y mujeres entran en lucha por mantener la belleza externa y son oprimidas por la anorexia y la bulimia.  Esto sucede, porque desean tener un cuerpo perfecto y esto ha llevado a muchas mujeres a la destrucción y a la muerte.

Nos dice 2ª de Corintios 4:7 “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.”

  • Segunda etapa – Verano: de los 25-45 años.

Durante esta etapa, comenzamos una vida de formalizarnos en forma personal, profesional, y familiar.

Es en esta etapa de la vida, donde muchas experimentan situaciones no agradables, como heridas emocionales, causadas por problemas en el matrimonio/ divorcios y rebeldía de los hijos.

2ª de Corintios 4:8-9 nos dice: “Que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9. perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos.

  • Tercera etapa – Otoño:  de los 46- 64 años.

Durante la etapa del otoño, los árboles comienzan a botar sus hojas y esta es una indicación de que el invierno esta acerca.

Pero es durante esta etapa que se ve el futuro con más sabiduría y la vida se valora más.

Comenzamos a disfrutar más como abuelas, suegras, esposas y compañeras de vida del esposo.

Muchas veces en esta etapa somos marcadas por alguna enfermedad, o la perdida de seres queridos. Sufrimos de baja auto estima, y muchas veces sentimos que vamos remando contra la marea fuerte para mantenernos a flote.

Durante estos años muchas luchan por mantener la apariencia de verse jóvenes e invierten dinero haciéndose cirugías estéticas que transformen su cuerpo y rostro para evadir la insatisfacción con ellas mismas.

2ª de Corintios 4:15 nos enseña: “Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios.

  • La última etapa es el Invierno: A partir de los 65 años hasta el final de nuestra vida.

En esta etapa la vida va cambiando de una forma rotunda, todo se vuelve pasivo y llega el tiempo de retiro laboral. Muchas mujeres ya no sienten una motivación por la cual levantarse cada mañana y es aquí en donde nuestra estima nos hace sentir sin ánimo para seguir viviendo una vida llena de aspiraciones, sentimos que ya no somos útiles.

Ya no nos sentimos como cuando teníamos 20 años cuando conquistábamos el mundo con nuestra apariencia y nos sentíamos orgullosas de nosotras mismas. Nos ponemos a pensar ¿dónde se fueron esos hermosos años cuando lucíamos nuestra ropa, usábamos zapatos de tacones altos y atraíamos la mirada de los jóvenes?

Ahora, con el pasar de los años al pararnos frente a un espejo, vemos que las arrugas en nuestra frente se van formando más y más, y nuestro cabello está cambiando su color natural.

2ª de Corintios 4:16 “Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día”.

Estos cambios nos pueden causar angustia y temor a tal grado que afecte nuestra salud mental y física.  Cuando se pierde el ánimo, el cuerpo se enferma y nos deprimimos. Sigamos este consejo de las escrituras y lo encontramos en el libro de Proverbios 17:22 “El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.

Mi deseo para ti es que te sientas segura de que Dios te ha creado y que eres hija de un Rey. Él te ha creado con un propósito, y recuerda que eres única, no hay nadie como tú.

Jamás dudes de tu belleza, ya que eres una creación preciosa de Dios. Pero sepas, lo más importante es que puedas reflejar esa belleza que nunca se acabara y es esa belleza que viene del corazón porque Jesús vive dentro de ti.

La verdadera belleza no es la externa; esa es pasajera, pero la belleza interna nunca termina, porque es del corazón.

Porque no haces esta oración conmigo:

Padre te doy gracias porque soy creación tuya, soy única, y me has creado con un propósito especial.  Ayúdame a entender cada día ese propósito que tú tienes para mí y a no preocuparme por lo externo sino el verdadero valor de lo eterno.

Ayúdame a ser como esa mujer virtuosa del libro de Proverbios 31

“El corazón de su marido está en ella confiado, que cuide de mi familia (11)

No tiene temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

Y que mis hijos y mi esposo se sientan orgullosos de mi (21)

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba (28)

Pero sobre todo que la Belleza externa no me robe la paz y la tranquilidad, sino que me ocupe de agradarte a ti mi Señor;

Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, esa será alabada. (30)

Marina

¿Cómo manejas las dificultades de la vida?

En la vida (mundo) tendréis aflicción; claramente lo dice la escritura en el libro de Juan 16:33 pero también nos da la clave para vivir confiados en que todo será mejor.

Hay una canción que me gusta escuchar mucho y dice “Todo estará bien” en ingles dice “Everything will be alright”.

En el camino por la vida encontraremos altibajos, baches y muchas fallas.

La pregunta es ¿Cómo manejas las dificultades de la vida?

¿Te rindes con facilidad o luchas para superar los problemas que te depara la vida?

Recientemente daba algunos consejos a una persona que me decía, que ya no ve solución a los problemas en su matrimonio.

“Ya tratamos consejería y no funciona, el futuro de nuestro matrimonio es incierto, ya no deseo seguir luchando”.

Muchas personas se rinden y ya no tienen ánimo de seguir luchando y se refugian en muchas cosas que al final no les hará feliz.

He escuchado de mujeres en particular que se refugian en la comida, otras ocupan su mente en ir de compras en las tiendas y se endeudan con las tarjetas, aunque lo no necesiten (No es una buena idea ya que cuando llegue el cobro te traerá más estrés)

Algunas se refugian en la bebida de alcohol para olvidar los problemas, y algunos se refugian en los amigos (as). Sabes; los amigos son formidables y es bueno tener amigos (as) que caminen contigo y te ofrezcan un consejo, pero no siempre podrás contar con ellos.

Hay un amigo que nunca te falla, y ese amigo es Jesús, Él ha prometido que estará con nosotros todos los días. Mateo 28:20 “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

Él no te fallara nunca, la luz de su amor puede irradiar tu vida; nunca estarás solo(a). Esa luz hará que su sombra irradie y siempre camine a tu lado y tendrás una nueva esperanza.

Las cosas eventualmente mejorarán y mientras eso sucede podrás sentir y ver la luz de Dios cuidándote y guiándote.

Al meditar en esta reflexión, te pregunto de nuevo.

¿Cómo manejaras las dificultades de la vida?

¿Enfrentándolas con valentía, o te rendirás ante ellas?

Has una oración al Señor como nos dice 1 Pedro 5:7 “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”.

Dile: “Padre que estas en los cielos, hoy vengo delante de ti y deposito todos mis temores y mis ansiedades delante de ti, sabiendo que tú tienes cuidado de mí”.

Levántate y se un vencedor (a) en el nombre de Jesús.

Si deseas una palabra de aliento no dudes en enviarme un mensaje, con gusto te responderé.

¡Te deseo un bendecido día!

Marina Pinto

Beneficios del sufrimiento

“Hay una tiempo para todo bajo el cielo. Un tiempo para llorar y un tiempo para reír. Un tiempo para entristecerse y un tiempo para bailar” Eclesiastés 3:1,4

No hay crecimiento en la vida sin pasar por cambios. No hay cambios sin pérdida. No hay pérdida sin dolor. Y no hay dolor sin sufrimiento. Pero aquí está la buena noticia, ¡Dios quiere bendecirnos en medio del dolor y sufrimiento!

Procesar el dolor es absolutamente esencial en nuestra vida y no debemos de huir de ese proceso. De hecho, el dolor es la herramienta que Dios usa para bendecirnos en la vida. He aquí algunos beneficios del sufrimiento.

Estamos más cerca de Dios: Cuando sufrimos sentimos que todos, inclusive Dios, se ha olvidado de nosotros. Esto suena un poco paradójico, pero cuando pasamos por el sufrimiento Dios está más cerca de nosotros. Dice el Salmos 34:18 “El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón y rescata a los de espíritu destrozado”. Dios está allí contigo, y nunca se va ni te abandonará. En realidad, el dolor nos acerca más a Él. 

Nos ayuda para crecer: Dios permite el sufrimiento para ayudarnos a crecer. Esto pareciera que es un plan maquiavélico, pero no es así. El sufrimiento nos enseña acerca de nuestras emociones y nos da una perspectiva. En Romanos 8:28 dice “Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman”. Al pasar por el sufrimiento crecemos en nuestro carácter y maduramos como persona. 

Nos une más como familia: Dios nunca quiso que pasemos por la vida solos. No es necesario sufrir solos. La Biblia nos enseña que somo un cuerpo, una familia. En Romanos 12:15 dice “Alégrense con los que están alegres y lloren con los que lloran”. Dios dice que debemos llorar, consolarnos, y ayudarnos en comunidad. Estamos mejor unidos en familia.

Podemos ayudar a otros: Dios puede usar nuestro sufrimiento para ayudar a otros. Podemos identificarnos con ellos y ayudarles en un momento difícil. En 2 Corintios 1:4 dice “Él nos consuela en todas nuestras dificultades para que nosotros podamos consolar a otros”. Puede que no tengamos las palabras perfectas, pero nuestra experiencia puede ser de gran ayuda para otros.

Concepto importante

El sufrimiento es un tema complicado. Por un lado, es simple y fácil de entender porque todos lo experimentamos. Sin embargo, por otro lado, es extraordinariamente complicado porque el sufrimiento se manifiesta de manera diferente en todos nosotros. El sufrimiento es esencial para la salud emocional, espiritual, física y mental. Sin dolor no hay ganancia.

La Biblia nos dice que Jesús tuvo que pasar por el dolor y sufrimiento. El proceso de pasar por el sufrimiento moldea mi carácter y me hace más semejante a Jesús. 

Hay un propósito para tu sufrimiento. Dios nunca desperdicia una oportunidad para que podamos estar más cerca de Él. Igualmente, Dios desea que podamos estar rodeado de otras personas como en familia para poder ayudarnos mutuamente. 

Motivo de oración

Señor Jesús hoy vengo delante de ti para entregarte mi dolor y sufrimiento. Hoy me acerco a ti para buscar tu amor y abrazo. Ayúdame a crecer a través de este tiempo. Te ruego que uses mi dolor para ayudar a alguien más.

Pastor Arnold Enns

Escuchen algunos programas radiales:

# 1432 Mataron a mi hijo

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1432enc%20-%20Mataron%20a%20mi%20hijo.mp3   

# 1434 Perdí a mi esposa por Covid

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1434nc-%20Perdi%CC%80%20a%20mi%20esposa%20por%20covid.mp3

Anunciar el Evangelio hasta lo último de la tierra

Anunciar el Evangelio hasta lo último de la tierra, debiera ser la meta de todo Creyente. ¡Todos debemos tener alguna parte en este llamado glorioso! Todos debemos contribuir en una forma u otra. ¡Todos! Unos aportan apoyando con finanzas, otros orando y otros yendo. ¡Y todos juntos se gozarán por los resultados! 

En 1 Corintios capítulo 9, el Apóstol Pablo “defiende” los derechos de su apostolado, de su llamamiento. Él asegura de que hace su ministerio por haber sido llamado por el Señor y su única responsabilidad es con el Señor que lo llamó. Pero su ministerio era resistido por algunos que le acusaban de falsos motivos (v.3). ¡Este hombre quien resistió hasta la sangre por predicar el Evangelio fue acusado de falsa motivación! Él defendió su “derecho” de recibir alguna bendición, algún provecho de aquellos a los que servía, sin embargo, él rehusó esa ayuda económica para no ser “gravoso” a nadie. Él se consumió en su servicio a Dios y a la predicación del Evangelio invirtiendo su vida, su tiempo y sus talentos.  

¡Qué testimonio maravilloso para quienes servimos al Señor de una u otra forma! Aunque él insiste que “el Señor ordenó que los que anuncian el evangelio vivan del evangelio”, él está dispuesto a no “aprovecharse de nada ni de nadie”. 

En mi experiencia al visitar varios países alrededor del mundo, he observado que algunos pastores y misioneros “trabajan con las uñas”. Algunos de ellos (por no decir muchos de ellos) apenas reciben un estipendio magro, mínimo. Y mientras algunos miembros de sus iglesias tienen sus bienes, el pastor o el misionero vive prácticamente como un mendigo. 

¡Gracias a Dios que muchos de ellos “sirven de buena voluntad sabiendo que tendrán recompensa del Señor”, pero todavía es una vergüenza que aquellos a quienes sirven no sean capaces de aportar lo que deben para sostenerlos dignamente! 

A los que hemos sido llamados “nos ha sido impuesta esta necesidad” y debemos hacerla para el Señor, pero que gozo cuando todos juntos nos proponemos a hacer que el Evangelio avance hasta el último rincón del mundo.

Gracias, Señor, ¡por un llamamiento glorioso! ¡Gracias por mover nuestros corazones para que juntos hagamos llegar este Evangelio hasta donde nunca antes llegó!

¡Hasta que todos oigan!

Eliezer D. González 

Renovar la pasión

“Trabajen con mucho ánimo, y no sean perezosos. Trabajen para Dios con mucho entusiasmo” Romanos 12:11

¡Cada uno de nosotros tiene una pasión! La pasión se define como una emoción fuerte y apenas controlable, un intenso deseo o entusiasmo por realizar algo. Para que podamos tener éxito y lograr grandes cosas en la vida, debemos tener pasión.

Sin embargo, de tanto en tanto el fuego de la pasión tiende a desaparecer. ¡No hay nada que Satanás ame más que un cristiano sin pasión! Si tu fe se ha convertido en una rutina y has perdido tu pasión, es hora de renovar esa pasión. He aquí tres factores a considerar para renovar tu pasión.

Un propósito claro: Cuando olvidas el propósito de tu vida, esa es una forma segura de matar tu pasión por la vida y por Dios. Si no tienes propósito en tu vida te preguntaras para que levantarme de la cama, para que voy a ir a trabajar, o a quien le importa lo que hago. La vida sin propósito es actividad sin dirección.

Es en esos momentos que tengo que hacer lo que dice en Salmos 57:2 “Clamo al Dios Altísimo, a Dios, quien cumplirá su propósito para mí”. La pasión y el propósito van juntos. Cuando tienes un propósito claro de parte de Dios, te dará mucha pasión.

Una agenda equilibrada: Si estás sobrecargado de trabajo perderás tu pasión por la vida. Necesitas trabajar y descansar. Demasiado de cualquiera de los dos hará que pierdas tu pasión.

En 1 Timoteo 4:7 dice “Tómate el tiempo y la molestia de mantenerte espiritualmente en forma”. Todos sabemos que para estar en buena forma física hay que tener una dieta equilibrada. Y para estar espiritualmente en forma tienes que tener un balance en tu agenda de trabajo y descanso.

Una vida acompañada: A veces pierdes la pasión por Dios porque no pasas tiempo con otras personas que tienen pasión por Dios. Al estar desconectado la soledad mata toda tu pasión. En Eclesiastés 4:9 dice “Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito”. Necesitamos de otros para mantener la pasión encendida. Las brasas del carbón se avivan cuando se rodean de otros carbones encendidos.

Concepto importante
La vida sin pasión no tiene sentido. A veces, las decepciones y dificultades de la vida nos hacen perder nuestra pasión. Otras veces el paso del tiempo hace que todo se vuelva rutinario y menos apasionado. 

Demasiado trabajo o demasiado descanso harán que pierdas tu pasión. Cada vez que olvidas por qué Dios te puso en la tierra, vas a caer en la apatía y el letargo. Necesitas tener tiempo con Dios a solas y recibir claridad en tu propósito de vida. 

Necesitas tener comunión con otros creyentes para avivar el fuego de la pasión. Quiero animarte para equilibrar tu agenda, buscar el propósito de Dios y rodearte de personas apasionadas por Dios.

Motivo de oración
Señor Jesús hoy vengo delante de ti para decirte algo que tú ya sabes…necesito nueva pasión y propósito en mi vida. Perdóname por no buscarte más apasionadamente. Ayúdame a rodearme de personas que son apasionadas por ti.

Pastor Arnold Enns

Compartimos algunos nuevos programas radiales de ENCUENTRO

Ataques de pánico

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1449enc%20-%20Ataques%20de%20panico.mp3

Sanando las aguas

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1448enc%20-%20Sanando%20las%20aguas.mp3

El noviazgo y la tentación sexual


Hola querido consejero

Al buscar su ayuda, más que una respuesta, lo que necesito es un consejo, ya que no sé cómo sobrellevar esta situación por la que estoy pasando. Yo soy una creyente, y hace tres meses quede embarazada. Cometí el pecado de fornicación. Cedí a la tentación y ahora estoy pagando las consecuencias.

No sé cómo explicarle lo que pasó. Por el joven con el que me enredé yo no sentía nada. Ahora sé que yo soy la culpable de todo lo que pasó. Ya le he pedido perdón a mi Dios; me he arrepentido y estoy dispuesta a restaurarme. Ha sido “una larga noche”; nada fácil para mí. Me he sentido mal, pero muy mal. Hasta pensé en quitarme la vida, pero doy gracias al Señor y a su Espíritu Santo que me ha consolado y creado en mí un corazón verdadero y arrepentido.

El joven con el que estuve también se está restaurando. Me busca, pero yo no quiero nada con él. Yo no quiero casarme con él porque no lo amo. Sé que lo que pasó no fue por amor, y no quiero fallar una vez más. Quizás muchos piensen que eso no es lo correcto y que yo debería de casarme con él, pero yo no lo veo así. El matrimonio es cosa sería, y sé que para casarse debemos estar verdaderamente enamorados, no solo por cubrir las apariencias o por un bebe que viene en camino.

Ahora esta es mi inquietud: Hace unos días un hermano de mi congregación se me acercó y me dijo que debo presentarme ante la congregación y confesar todo lo que pasó. El dice que si no, yo seré un mal ejemplo para otras jóvenes.

La verdad es que eso me ha desconcertado un poco. Yo nunca he leído en la Biblia que uno tenga que hacer tal cosa. Le comento que yo he hablado con el pastor y él no me ha dicho nada de eso. ¿Qué debo hacer? Necesito su consejo. Yo sé que no me debo sentir culpable, sino que debo de confiar en el perdón de Jesus y seguir buscándole. Pero ahora no sé qué hacer. ¿Es verdad que debo de hablar a la congregación, o quizás salir de ella?

Muchas gracias por su respuesta y su consejo.

Respuesta:

Apreciada amiga, gracias por escribirme en estos momentos de mucha confusión para ti. Lamento que esta persona que te demandó que sufras una vergüenza más no haya entendido claramente que a la oveja perniquebrada, hay que restaurarla, que al hijo pródigo hay que recibirlo con los brazos abiertos; hay que ponerle Nuevo vestido, hay que abrazarlo. Yo tampoco he leído en la Biblia que cuando uno le falla al Señor hay que presentarse ante la congregación y confesarlo públicamente. Lo que sí he leído en la primera carta de Juan 1:9 es lo siguiente: “Si confesamos nuestros pecados, (a Dios) Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.”

Entiendo que algunas congregaciones tienen estas reglas internas, pero son reglas propias de una determinada congregación. Nuestro Señor es un Dios de restauración.

Me alegro saber que has pedido perdón al Señor y sientes que el Espíritu Santo ha puesto verdadero arrepentimiento en tu corazón. Posiblemente las consecuencias las cosecharás por mucho tiempo, pero esa paz que trae el verdadero arrepentimiento te ayudará en el proceso de restauración.

Ahora reconozco que todo lo que sembramos cosechamos. Tú lo dices en tu nota y con mucha madurez: “Cometí el pecado de fornicación; cedi a la tentación y ahora estoy pagando las consecuencias”. Una consecuencia es ese embarazo inesperado.

Me alegro saber que has pedido perdón al Señor y sientes que el Espíritu Santo ha puesto verdadero arrepentimiento en tu corazón. Posiblemente las consecuencias las cosecharás por mucho tiempo, pero esa paz que trae el verdadero arrepentimiento te ayudará en el proceso de tu restauración.

Es triste escuchar que te enredaste con ese joven sólo por la tentación, o tal vez por la curiosidad propia de la adolescencia y no por amor. Estoy completamente de acuerdo contigo: No hay que casarse solo porque se cometió un error. En esto estás actuando con madurez. Sin embargo ¿Qué papel jugará este joven en la vida de esa criatura? ¿Ya pensaste en eso?

Como no tengo toda la información necesaria, mi sugerencia es que hables con tus padres, les pidas perdón a ellos, y les solicites toda la ayuda posible para que este niño o niña tenga el amor y el afecto de padre. O sea, que tu padre quiera darle el calor y la figura paterna que necesitará tu hijo/a. Aunque tu inquietud se centra más por lo de la congregación, yo estaría más preocupado por la salud emocional y espiritual de tu hijo/a.

Que Dios te ayude a mantenerte pura hasta que encuentres a aquel que será tu esposo. Y te digo esto con seriedad, ya que en nuestra sociedad las madres solteras son vistas como un blanco sexual. 
Sigue fiel al Señor, y que el Espíritu Santo te siga ayudando. Que las lecciones aprendidas de esta caída sirvan para que tu vida y carácter sean moldeados por Dios, y que Él pueda usarte en la restauración de muchos. El verdadero arrepentimiento trae salvación y salud.

Dios te ama y yo también

Ernesto Pinto

Escuchen algunos programas radiales:

Embarazo no planeado

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF107%20-%20Embarazo%20no%20Planeado.mp3

Puros hasta el matrimonio

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/949enc%20-%20Puros%20hasta%20el%20matrimonio.mp3

Ser los mejores padres y abuelos

Una de las mayores bendiciones que Dios nos ha dado es la de ser padres, nos dice el libro de Salmos 127:3-5 “Herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en manos del valiente, así son los hijos tenidos en la juventud. ¡Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos! No será avergonzado cuando hable en la puerta con los enemigos”.

Junto con esa bendición Dios también nos ha dado la responsabilidad de saber criar a nuestros hijos, y ser un espejo y que ellos puedan aprender de nosotros con nuestro buen ejemplo ya que la buena educación y la mejor escuela para ellos comienza en nuestro hogar.

Nos dice la escritura en el libro de Proverbios 22:6 6 “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

¿Estas tomando tiempo para enseñarles buenos modales, responder a sus preguntas o inquietudes; escucharlos cuando ellos te comparten sus sueños y metas que quieren ver realizados en su vida? ¿O no sienten la confianza de compartírtelos por temor a no ser escuchados? Todo niño, adolescente o joven tiene un potencial que está dentro de ellos que en un momento los inquietara a querer ponerlo en práctica. Como padres la mayor satisfacción es ver que sus hijos han logrado sus metas universitarias, casarse y formar su propia familia y que ellos puedan seguir con sus hijos ese legado que han aprendido de sus padres, y que bendición es ver que ellos han aprendido amar al Señor y no apartarse de el cómo nos dice el libro de 3 Juan 1:4 “No tengo mayor gozo que éste: oír que mis hijos andan en la verdad.”

Recuerda que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros y es de bien nos dice el libro de Jeremías 29:11 “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”.

Quizá tu pienses que son sueños incansables; pero tu trabajo es hacerle sentir que lo pueden lograr con esfuerzo, determinación, y su confianza puesta en Dios, y que tu estas allí para apoyarlo.

Quiero animarte a que seas el mejor padre (madre) y porque no decirlo el mejor abuelo (a) para tus hijos y tus nietos. Leemos en el libro de Proverbios 17:6 “Corona de los ancianos son los hijos de los hijos, y la gloria de los hijos son sus padres”.

Aquí te comparto mi historia como la abuela más orgullosa de sus nietos. Esta primavera y parte del verano, mi nietecito Malaquías de 4 años participo en un club de futbol, y en cada practica o juego el esperaba que sus padres, su hermano y nosotros sus abuelos estuviéramos allí para apoyarlo, y cada momento el miraba hacia donde estábamos sentados, y cada vez que nos miraba le aplaudíamos o le hacíamos alguna señal de que estábamos orgullosos de él, y la carita tan dulce que ponía, muy emocionado seguía corriendo atrás de la pelota.

Igual nuestro nieto mayor Mateo de 7 años, con su clase de guitarra, siempre llega a nuestra casa con su guitarra a tocarnos las notas nuevas que ha aprendido, y le aplaudimos y le decimos que estamos orgullosos de él, y le decimos que estamos ansiosos de verlo un día tocando en un concierto, eso le llena de emoción.

Querido padre (madre) te repito una vez más cada uno de nuestros hijos y nietos tiene un potencial grande y nosotros debemos ayudarles a desarrollarlo. ¿Estas tu ayudándole a desarrollar ese potencial y los sueños de su corazón?

Con la sabiduría de Dios y nuestro amor atento, podemos ofrecer a nuestros hijos y a otros niños dentro de nuestra esfera de influencia un inmenso regalo.  Podemos ayudarlos a confiar en Dios y discernir los caminos que pueden seguir durante toda su vida.

Espero que hoy seas animado a ser el mejor padre (madre) y abuelo (a)

¡Te deseo muchas bendiciones!

Marina Pinto

Escuchen algunos programas radiales:

La bendición de ser abuela
http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF016%20-%20La%20bendicion%20de%20ser%20abuela.mp3

El sueño de una joven
http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF111%20-%20El%20suen%CC%83o%20de%20una%20joven.mp3