Anunciar el Evangelio hasta lo último de la tierra

Anunciar el Evangelio hasta lo último de la tierra, debiera ser la meta de todo Creyente. ¡Todos debemos tener alguna parte en este llamado glorioso! Todos debemos contribuir en una forma u otra. ¡Todos! Unos aportan apoyando con finanzas, otros orando y otros yendo. ¡Y todos juntos se gozarán por los resultados! 

En 1 Corintios capítulo 9, el Apóstol Pablo “defiende” los derechos de su apostolado, de su llamamiento. Él asegura de que hace su ministerio por haber sido llamado por el Señor y su única responsabilidad es con el Señor que lo llamó. Pero su ministerio era resistido por algunos que le acusaban de falsos motivos (v.3). ¡Este hombre quien resistió hasta la sangre por predicar el Evangelio fue acusado de falsa motivación! Él defendió su “derecho” de recibir alguna bendición, algún provecho de aquellos a los que servía, sin embargo, él rehusó esa ayuda económica para no ser “gravoso” a nadie. Él se consumió en su servicio a Dios y a la predicación del Evangelio invirtiendo su vida, su tiempo y sus talentos.  

¡Qué testimonio maravilloso para quienes servimos al Señor de una u otra forma! Aunque él insiste que “el Señor ordenó que los que anuncian el evangelio vivan del evangelio”, él está dispuesto a no “aprovecharse de nada ni de nadie”. 

En mi experiencia al visitar varios países alrededor del mundo, he observado que algunos pastores y misioneros “trabajan con las uñas”. Algunos de ellos (por no decir muchos de ellos) apenas reciben un estipendio magro, mínimo. Y mientras algunos miembros de sus iglesias tienen sus bienes, el pastor o el misionero vive prácticamente como un mendigo. 

¡Gracias a Dios que muchos de ellos “sirven de buena voluntad sabiendo que tendrán recompensa del Señor”, pero todavía es una vergüenza que aquellos a quienes sirven no sean capaces de aportar lo que deben para sostenerlos dignamente! 

A los que hemos sido llamados “nos ha sido impuesta esta necesidad” y debemos hacerla para el Señor, pero que gozo cuando todos juntos nos proponemos a hacer que el Evangelio avance hasta el último rincón del mundo.

Gracias, Señor, ¡por un llamamiento glorioso! ¡Gracias por mover nuestros corazones para que juntos hagamos llegar este Evangelio hasta donde nunca antes llegó!

¡Hasta que todos oigan!

Eliezer D. González 

Renovar la pasión

“Trabajen con mucho ánimo, y no sean perezosos. Trabajen para Dios con mucho entusiasmo” Romanos 12:11

¡Cada uno de nosotros tiene una pasión! La pasión se define como una emoción fuerte y apenas controlable, un intenso deseo o entusiasmo por realizar algo. Para que podamos tener éxito y lograr grandes cosas en la vida, debemos tener pasión.

Sin embargo, de tanto en tanto el fuego de la pasión tiende a desaparecer. ¡No hay nada que Satanás ame más que un cristiano sin pasión! Si tu fe se ha convertido en una rutina y has perdido tu pasión, es hora de renovar esa pasión. He aquí tres factores a considerar para renovar tu pasión.

Un propósito claro: Cuando olvidas el propósito de tu vida, esa es una forma segura de matar tu pasión por la vida y por Dios. Si no tienes propósito en tu vida te preguntaras para que levantarme de la cama, para que voy a ir a trabajar, o a quien le importa lo que hago. La vida sin propósito es actividad sin dirección.

Es en esos momentos que tengo que hacer lo que dice en Salmos 57:2 “Clamo al Dios Altísimo, a Dios, quien cumplirá su propósito para mí”. La pasión y el propósito van juntos. Cuando tienes un propósito claro de parte de Dios, te dará mucha pasión.

Una agenda equilibrada: Si estás sobrecargado de trabajo perderás tu pasión por la vida. Necesitas trabajar y descansar. Demasiado de cualquiera de los dos hará que pierdas tu pasión.

En 1 Timoteo 4:7 dice “Tómate el tiempo y la molestia de mantenerte espiritualmente en forma”. Todos sabemos que para estar en buena forma física hay que tener una dieta equilibrada. Y para estar espiritualmente en forma tienes que tener un balance en tu agenda de trabajo y descanso.

Una vida acompañada: A veces pierdes la pasión por Dios porque no pasas tiempo con otras personas que tienen pasión por Dios. Al estar desconectado la soledad mata toda tu pasión. En Eclesiastés 4:9 dice “Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito”. Necesitamos de otros para mantener la pasión encendida. Las brasas del carbón se avivan cuando se rodean de otros carbones encendidos.

Concepto importante
La vida sin pasión no tiene sentido. A veces, las decepciones y dificultades de la vida nos hacen perder nuestra pasión. Otras veces el paso del tiempo hace que todo se vuelva rutinario y menos apasionado. 

Demasiado trabajo o demasiado descanso harán que pierdas tu pasión. Cada vez que olvidas por qué Dios te puso en la tierra, vas a caer en la apatía y el letargo. Necesitas tener tiempo con Dios a solas y recibir claridad en tu propósito de vida. 

Necesitas tener comunión con otros creyentes para avivar el fuego de la pasión. Quiero animarte para equilibrar tu agenda, buscar el propósito de Dios y rodearte de personas apasionadas por Dios.

Motivo de oración
Señor Jesús hoy vengo delante de ti para decirte algo que tú ya sabes…necesito nueva pasión y propósito en mi vida. Perdóname por no buscarte más apasionadamente. Ayúdame a rodearme de personas que son apasionadas por ti.

Pastor Arnold Enns

Compartimos algunos nuevos programas radiales de ENCUENTRO

Ataques de pánico

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1449enc%20-%20Ataques%20de%20panico.mp3

Sanando las aguas

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1448enc%20-%20Sanando%20las%20aguas.mp3

El noviazgo y la tentación sexual


Hola querido consejero

Al buscar su ayuda, más que una respuesta, lo que necesito es un consejo, ya que no sé cómo sobrellevar esta situación por la que estoy pasando. Yo soy una creyente, y hace tres meses quede embarazada. Cometí el pecado de fornicación. Cedí a la tentación y ahora estoy pagando las consecuencias.

No sé cómo explicarle lo que pasó. Por el joven con el que me enredé yo no sentía nada. Ahora sé que yo soy la culpable de todo lo que pasó. Ya le he pedido perdón a mi Dios; me he arrepentido y estoy dispuesta a restaurarme. Ha sido “una larga noche”; nada fácil para mí. Me he sentido mal, pero muy mal. Hasta pensé en quitarme la vida, pero doy gracias al Señor y a su Espíritu Santo que me ha consolado y creado en mí un corazón verdadero y arrepentido.

El joven con el que estuve también se está restaurando. Me busca, pero yo no quiero nada con él. Yo no quiero casarme con él porque no lo amo. Sé que lo que pasó no fue por amor, y no quiero fallar una vez más. Quizás muchos piensen que eso no es lo correcto y que yo debería de casarme con él, pero yo no lo veo así. El matrimonio es cosa sería, y sé que para casarse debemos estar verdaderamente enamorados, no solo por cubrir las apariencias o por un bebe que viene en camino.

Ahora esta es mi inquietud: Hace unos días un hermano de mi congregación se me acercó y me dijo que debo presentarme ante la congregación y confesar todo lo que pasó. El dice que si no, yo seré un mal ejemplo para otras jóvenes.

La verdad es que eso me ha desconcertado un poco. Yo nunca he leído en la Biblia que uno tenga que hacer tal cosa. Le comento que yo he hablado con el pastor y él no me ha dicho nada de eso. ¿Qué debo hacer? Necesito su consejo. Yo sé que no me debo sentir culpable, sino que debo de confiar en el perdón de Jesus y seguir buscándole. Pero ahora no sé qué hacer. ¿Es verdad que debo de hablar a la congregación, o quizás salir de ella?

Muchas gracias por su respuesta y su consejo.

Respuesta:

Apreciada amiga, gracias por escribirme en estos momentos de mucha confusión para ti. Lamento que esta persona que te demandó que sufras una vergüenza más no haya entendido claramente que a la oveja perniquebrada, hay que restaurarla, que al hijo pródigo hay que recibirlo con los brazos abiertos; hay que ponerle Nuevo vestido, hay que abrazarlo. Yo tampoco he leído en la Biblia que cuando uno le falla al Señor hay que presentarse ante la congregación y confesarlo públicamente. Lo que sí he leído en la primera carta de Juan 1:9 es lo siguiente: “Si confesamos nuestros pecados, (a Dios) Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.”

Entiendo que algunas congregaciones tienen estas reglas internas, pero son reglas propias de una determinada congregación. Nuestro Señor es un Dios de restauración.

Me alegro saber que has pedido perdón al Señor y sientes que el Espíritu Santo ha puesto verdadero arrepentimiento en tu corazón. Posiblemente las consecuencias las cosecharás por mucho tiempo, pero esa paz que trae el verdadero arrepentimiento te ayudará en el proceso de restauración.

Ahora reconozco que todo lo que sembramos cosechamos. Tú lo dices en tu nota y con mucha madurez: “Cometí el pecado de fornicación; cedi a la tentación y ahora estoy pagando las consecuencias”. Una consecuencia es ese embarazo inesperado.

Me alegro saber que has pedido perdón al Señor y sientes que el Espíritu Santo ha puesto verdadero arrepentimiento en tu corazón. Posiblemente las consecuencias las cosecharás por mucho tiempo, pero esa paz que trae el verdadero arrepentimiento te ayudará en el proceso de tu restauración.

Es triste escuchar que te enredaste con ese joven sólo por la tentación, o tal vez por la curiosidad propia de la adolescencia y no por amor. Estoy completamente de acuerdo contigo: No hay que casarse solo porque se cometió un error. En esto estás actuando con madurez. Sin embargo ¿Qué papel jugará este joven en la vida de esa criatura? ¿Ya pensaste en eso?

Como no tengo toda la información necesaria, mi sugerencia es que hables con tus padres, les pidas perdón a ellos, y les solicites toda la ayuda posible para que este niño o niña tenga el amor y el afecto de padre. O sea, que tu padre quiera darle el calor y la figura paterna que necesitará tu hijo/a. Aunque tu inquietud se centra más por lo de la congregación, yo estaría más preocupado por la salud emocional y espiritual de tu hijo/a.

Que Dios te ayude a mantenerte pura hasta que encuentres a aquel que será tu esposo. Y te digo esto con seriedad, ya que en nuestra sociedad las madres solteras son vistas como un blanco sexual. 
Sigue fiel al Señor, y que el Espíritu Santo te siga ayudando. Que las lecciones aprendidas de esta caída sirvan para que tu vida y carácter sean moldeados por Dios, y que Él pueda usarte en la restauración de muchos. El verdadero arrepentimiento trae salvación y salud.

Dios te ama y yo también

Ernesto Pinto

Escuchen algunos programas radiales:

Embarazo no planeado

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF107%20-%20Embarazo%20no%20Planeado.mp3

Puros hasta el matrimonio

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/949enc%20-%20Puros%20hasta%20el%20matrimonio.mp3

Ser los mejores padres y abuelos

Una de las mayores bendiciones que Dios nos ha dado es la de ser padres, nos dice el libro de Salmos 127:3-5 “Herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en manos del valiente, así son los hijos tenidos en la juventud. ¡Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos! No será avergonzado cuando hable en la puerta con los enemigos”.

Junto con esa bendición Dios también nos ha dado la responsabilidad de saber criar a nuestros hijos, y ser un espejo y que ellos puedan aprender de nosotros con nuestro buen ejemplo ya que la buena educación y la mejor escuela para ellos comienza en nuestro hogar.

Nos dice la escritura en el libro de Proverbios 22:6 6 “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

¿Estas tomando tiempo para enseñarles buenos modales, responder a sus preguntas o inquietudes; escucharlos cuando ellos te comparten sus sueños y metas que quieren ver realizados en su vida? ¿O no sienten la confianza de compartírtelos por temor a no ser escuchados? Todo niño, adolescente o joven tiene un potencial que está dentro de ellos que en un momento los inquietara a querer ponerlo en práctica. Como padres la mayor satisfacción es ver que sus hijos han logrado sus metas universitarias, casarse y formar su propia familia y que ellos puedan seguir con sus hijos ese legado que han aprendido de sus padres, y que bendición es ver que ellos han aprendido amar al Señor y no apartarse de el cómo nos dice el libro de 3 Juan 1:4 “No tengo mayor gozo que éste: oír que mis hijos andan en la verdad.”

Recuerda que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros y es de bien nos dice el libro de Jeremías 29:11 “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis”.

Quizá tu pienses que son sueños incansables; pero tu trabajo es hacerle sentir que lo pueden lograr con esfuerzo, determinación, y su confianza puesta en Dios, y que tu estas allí para apoyarlo.

Quiero animarte a que seas el mejor padre (madre) y porque no decirlo el mejor abuelo (a) para tus hijos y tus nietos. Leemos en el libro de Proverbios 17:6 “Corona de los ancianos son los hijos de los hijos, y la gloria de los hijos son sus padres”.

Aquí te comparto mi historia como la abuela más orgullosa de sus nietos. Esta primavera y parte del verano, mi nietecito Malaquías de 4 años participo en un club de futbol, y en cada practica o juego el esperaba que sus padres, su hermano y nosotros sus abuelos estuviéramos allí para apoyarlo, y cada momento el miraba hacia donde estábamos sentados, y cada vez que nos miraba le aplaudíamos o le hacíamos alguna señal de que estábamos orgullosos de él, y la carita tan dulce que ponía, muy emocionado seguía corriendo atrás de la pelota.

Igual nuestro nieto mayor Mateo de 7 años, con su clase de guitarra, siempre llega a nuestra casa con su guitarra a tocarnos las notas nuevas que ha aprendido, y le aplaudimos y le decimos que estamos orgullosos de él, y le decimos que estamos ansiosos de verlo un día tocando en un concierto, eso le llena de emoción.

Querido padre (madre) te repito una vez más cada uno de nuestros hijos y nietos tiene un potencial grande y nosotros debemos ayudarles a desarrollarlo. ¿Estas tu ayudándole a desarrollar ese potencial y los sueños de su corazón?

Con la sabiduría de Dios y nuestro amor atento, podemos ofrecer a nuestros hijos y a otros niños dentro de nuestra esfera de influencia un inmenso regalo.  Podemos ayudarlos a confiar en Dios y discernir los caminos que pueden seguir durante toda su vida.

Espero que hoy seas animado a ser el mejor padre (madre) y abuelo (a)

¡Te deseo muchas bendiciones!

Marina Pinto

Escuchen algunos programas radiales:

La bendición de ser abuela
http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF016%20-%20La%20bendicion%20de%20ser%20abuela.mp3

El sueño de una joven
http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF111%20-%20El%20suen%CC%83o%20de%20una%20joven.mp3

Leer y a memorizar las Escrituras

Hace un par de años atrás mi esposa Morelia y yo estuvimos sirviendo en una iglesia en América Latina. En una de las reuniones se nos ocurrió hacer una ligera competencia bíblica para entregar un pequeño premio. ¡Para nuestra sorpresa casi ninguno de los jóvenes podía responder a las más simples preguntas bíblicas! 

¡Nosotros todavía recordamos que en nuestra juventud teníamos diversas competencias bíblicas y el grado de conocimiento bíblico era bastante alto! 

En aquellos tiempos los jóvenes memorizábamos libros completos de la Biblia y respondíamos a pregunta tras pregunta. ¡Ese conocimiento brilla hoy por su ausencia en las iglesias de todo el mundo! ¡Y es una pena, porque el conocimiento bíblico es altamente necesario para la vida y la salud espiritual! 

En los capítulos 6 al 8 de Hechos está la historia de Esteban, quien fue nombrado diácono por la lglesia Primitiva. 

En el capítulo 7 leemos la copia de su mensaje delante de los principales líderes y sacerdotes. ¡Es un mensaje increíble que muestra un entendimiento total del recuento bíblico desde Abraham, los patriarcas, Moisés, David, Salomón hasta llegar a Jesucristo! 

¡Este Esteban se había dedicado a leer y a memorizar las Escrituras y Dios usó todo ese conocimiento en el momento preciso para traer el mensaje adecuado y apropiado para su hora! 

¡Hace un tiempo atrás leímos en un post de Facebook que los creyentes chinos están memorizando pasajes enteros de la Biblia para estar preparados para cuando sus Biblias sean confiscadas! ¡Los creyentes chinos aman sus Biblias y hay muchos testimonios de cómo están dispuestos a morir antes de entregar sus Biblias! 

¡Ciertamente el día viene cuando los creyentes tendremos que escondernos y esconder las Biblias a causa de la persecución! ¡Ese día está delante de nosotros! Pero hoy, ¡todavía tenemos libertad (según donde usted viva) para leer, estudiar, memorizar y guardar en el corazón la Biblia! 

El mensaje de Esteban, lleno del Espíritu Santo, le costó la vida, ¡pero su vida y testimonio nadie los puede borrar! 

Señor, dame hoy un tremendo amor por tu Palabra. Ayúdame a buscarla, amarla y a guardarla en mi mente y en mi corazón!

¡Hasta que todos oigan!

Eliezer D. González 
Ministerios Luz Cristiana Internacional 

Compartimos algunos programas radiales:

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1425enc%20-%20Donde%20pasaras%20la%20eternidad.mp3

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1421enc%20-%20El%20misterio%20de%20la%20gracia.mp3

Un grano de arena

Cuando tenemos la oportunidad de ir al mar y caminamos sobre la arena, alguna vez te has detenido a observarla y estudiar todo el valor que ella posee, ¿o simplemente sientes que es algo sin valor alguno?

Quizá alguna vez de igual manera te has desanimado y no sientes deseos de orar porque piensas que tus oraciones no son importantes, o no tienen ningún valor.

Quizá te preguntaras que tiene que ver la arena del mar con mi oración.

Bien, las dos tienen algo en común y es que las dos poseen un valor muy importante.

Hoy te comparto un devocional del “Pan Diario”.

Por muy simple que sea tu oración, para Dios, tiene un valor grandioso.

Aquí te comparto el Devocional:

El Dr. Gary Greenberg ha magnificado y fotografiado arena de playas de todo el mundo, a menudo revelando sorprendentes y vibrantes toques de color de los minerales, conchas y fragmentos de coral que contiene.

Ha descubierto que hay más en la arena de lo que parece. En arenalogía (el estudio de la arena), el análisis microscópico del contenido mineral de la arena puede revelar mucho sobre la erosión, las corrientes costeras y sus posibles efectos en las costas. ¡Incluso un poco de arena puede producir información de gran valor!

Una sola oración, como un grano de arena, puede ser una cosa de peso. Las Escrituras indican el papel poderoso de la oración en la venida del reino de Dios. En Apocalipsis 8, Juan ve a un ángel parado en el altar ante Su trono sosteniendo un incensario de oro que contiene “las oraciones de todo el pueblo de Dios”. “Entonces el ángel tomó el incensario, lo llenó del fuego del altar y lo arrojó a tierra; y vinieron truenos, estruendos, relámpagos y un terremoto” (vv. 3, 5).

Inmediatamente después de que el ángel arrojara el incensario lleno de fuego y oración, siete ángeles con siete trompetas “se prepararon para tocarlas” (v. 6), anunciando los últimos días de la vieja tierra y el regreso de Cristo.

A veces puede que no sintamos que nuestras oraciones suman mucho, pero a Dios no se le escapa ninguna. Él los valora tanto que de alguna manera juegan un papel en la consumación de Su reino.

¡Lo que puede parecer la oración más pequeña para nosotros puede tener un peso estremecedor para Él!

Marina Pinto

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF045%20-%20La%20fe%20de%20nuestro%20pequeno%20hijo.mp3

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF121%20-%20Mi%20Dios%20ha%20sido%20Fiel.mp3

Donde pasar la eternidad

Ya sea por cortesía o porque queramos hacer sentir bien a los demás, cuando escuchamos que alguien murió (por causas naturales o que lo hayan matado porque estaba robando un banco), nos solidarizamos rápidamente diciendo: “Mi más sentido pésame, Dios lo reciba en el cielo.” En realidad esta popular expresión es un tanto irresponsable.

Muchas veces usted conoce que la persona que mataron o que murió, era “NON GRATA”, es decir, su conducta no era la mejor y claramente sepa también que murió haciendo lo malo, separada de Dios. Pero aún en estos casos, usted no va a escuchar a la gente decir: “Vaya por fin lo mataron, que el diablo lo reciba en el infierno.” ¿Verdad que no?

Ahora que ya tengo su atención, permítame preguntarle algo más serio: Cuando usted muera, ¿qué desea que diga la gente?: “Que Dios lo reciba en el cielo” o “que el diablo lo reciba en el infierno?”

Lo cierto es que ahora usted tiene la responsabilidad de decidir a dónde desea ir y ¡nadie más que usted puede hacerlo! Ya sea que vaya a una eternidad con o sin Dios será Su Decisión. Porque después de muerto, nadie lo podrá ayudar, no habrá misa o bula que lo salve de la condenación eterna.

Analice lo que el apóstol Juan dice en Apocalipsis 20: 15: Y el que no se encontraba inscrito en el libro de la vida fue arrojado al lago de fuego.”

Hoy deseo recordarle lo que las Sagradas Escrituras dicen: “… Está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.”Hebreos 9:27.

No hay escape, una vez que morimos nos enfrentaremos al Juez eterno, que en su amor, envió a su Único Hijo a morir en la cruz para que usted y yo, a través de Él, seamos salvos y nuestros nombres sean escritos en el Libro de la Vida.  Cristo Jesús fue enviado como SALVADOR, pero cuando regrese, lo hará como JUEZ.

Así que la próxima vez que vaya a repetir el tradicional pésame: “Dios lo reciba en el cielo”, piense en lo que nos advierte el apóstol Pablo: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.

Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.” 1 Corintios 6:9-12

Queda claro entonces, en esta vida tenemos que decidir dónde iremos a parar después que atravesemos el valle de la muerte.

En Romanos 5:1 dice: Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”

Y termino con esta pregunta muy directa: Si usted se muere hoy, ¿dónde pasará la eternidad?

Si desea saber más sobre el tema, escríbame y con gusto seguiremos la conversación.

Ernesto Pinto
ww.encuentro.ca

Algunos textos de reflexión:

2 Tesalonicenses 1: 5-12
Mateo 13: 47-50
Juan 3: 16-21
Mateo 25:31-46
Apocalipsis 21:8

Dios está buscando a unos pocos que le obedezcan

El cuerpo de los Marines (los Marinos) del ejército norteamericano tiene un buen slogan: “Los pocos, los orgullosos, los Marinos”. 

A mí me parece un buen slogan para el ejército de Dios. Porque Dios siempre está buscando a unos pocos que le obedezcan, que le sirvan, que le sigan, que con “orgullo santo” lleven el título: ¡Siervos del Dios Altísimo! 

De hecho, en Jeremías capítulo 5, ¡Dios está buscando a un sólo hombre que ame la justicia y busque la verdad para perdonar y salvar a Jerusalén! 

En el pasaje de hoy encontramos a Saúl dos años después de haber sido elegido rey de Israel. En el capítulo 13 de primera de Samuel él y todo el pueblo está sumamente amedrentado, temblando de miedo, ante el ejército de los filisteos que eran “como la arena del mar”. El miedo y la desazón tenían su razón de ser ante el terrible peligro y la amenaza cercana. 

Hay momentos en la vida cuando parece que todos los problemas se nos vienen encima, cuando parece que los enemigos se incrementan, ¡y nuestra paz y nuestra confianza se esfuman! 

En el caso de Saúl, el tiempo se acababa y el profeta Samuel no llegaba para implorar el favor del Señor. 

¿Qué hubiese usted hecho en un caso tan desesperado como ese? Es fácil, a la distancia, decir que hubiéramos echado mano de la fe y la confianza en Dios. Pero, ¿es eso lo que hacemos en casos desesperados? 

¡Para Saúl había sólo una salida, tomar las cosas en su mano y echar hacia adelante por sí mismo! Saúl mandó a traer el holocausto y las ofrendas de paz, y los ofreció delante de Dios. ¡Y justo cuando él terminaba, apareció Samuel! 

Saúl rápidamente dio las mejores excusas, las que usted y yo daríamos en esas circunstancias: “el pueblo y el ejército desertaban, los filisteos se apuraban, y Samuel no llegaba!” Y dijo más: “Y me esforcé en ofrecer el holocausto”. 

Pero Dios está buscando unos pocos, Él está buscando uno que sepa confiar, que sepa obedecer, ¡aún en las más terribles circunstancias! 

La respuesta del profeta Samuel viene del corazón de Dios: “Locamente has hecho, no obedeciste el mandamiento de Dios, y Dios te ha desechado”. ¡Qué terribles palabras! ¡Qué juicio tan fuerte! ¡Porque Dios está buscando a uno que le ame, le obedezca y le sirva conforme a Su Palabra! 

Señor, perdóname, porque a veces estoy confuso y desesperado y no busco Tu Voluntad, ni Tus Propósitos. 

Ayúdame hoy a obedecerte en toda circunstancia. Ayúdame a ser fiel en todo momento. ¡Dame un corazón que sepa esperar en Ti!

¡Hasta que todos oigan!

Eliezer D. González 
Ministerios Luz Cristiana Internacional 

Compartimos algunos programas de radio:

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1445enc%20-%20La%20Verdadera%20Prosperidad.mp3

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro/Archivo%20de%20Programas/1407enc%20-%20Encuentro%20cara%20a%20cara%20con%20Dios.mp3

Requisito para ser usado por Dios

“Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás” Efesios 2:10

Una marca importante de un cristiano es su deseo de ser usado por Dios. Inicialmente ese deseo se encuentra confuso y tratamos de entender como quiere Dios que le sirvamos. Y aunque meditar y orar al respecto es importante, a menudo esto puede dejarnos atascados y abrumados tratando de descubrir los detalles en forma práctica.

No hay duda que Dios está más que listo para indicarnos como quiere usarnos, pero somos nosotros los que a veces no estamos listos para ser usados por Él. La Biblia enseña que hay por lo menos 4 requisitos para ser usado por Dios.

Mantén tu vida limpia: El primer paso para ser usado por Dios es siempre el examen personal. Dios usa vasijas sencillas, complejas e incluso vasijas rotas, pero no vasijas sucias. El Salmos 24:4 dice que Dios usa “El limpio de manos y puro de corazón el que no ha elevado su alma a cosas vanas”. Dios siempre usa a aquellos cuyos odres son renovados por Su espíritu.

Mantén los ojos abiertos: Dios siempre está obrando alrededor nuestro. Sin embargo, no siempre lo vemos obrar debido a que nuestros ojos están nublados con tantas cosas que nos distraen. Como dijo David en el Salmos 105:4 “Mantén tus ojos abiertos para con Dios, vela por sus obras”. Los planes de Dios solamente son visibles a aquellos que tienen abierto sus ojos espirituales.

Mantén un corazón agradecido: Los médicos se refieren a la gratitud como la más saludable de todas las emociones debido a sus beneficios físicos y psicológicos. Si no eres agradecido, te volverás cínico y pesimista. En el Salmos 50:23 dice “Pero el dar gracias es un sacrificio que verdaderamente me honra…les daré a conocer la salvación de Dios”. Un corazón agradecido es propicio para ser usado por Dios.

Mantente conectado al Cuerpo: Fuiste creado para la familia de Dios, creado para estar conectado al cuerpo. En Efesios 4:16 dice “Y cada parte, al cumplir con su función específica, ayuda a que las demás se desarrollen, y entonces todo el cuerpo crece y está sano y lleno de amor”. Dios usa al cuerpo completo y no a miembros desconectados y mutilados.

CONCEPTO IMPORTANTE

Una persona que es usada por Dios es una persona que primero ha lidiado con el pecado personal en su vida al confesárselo a Dios. Solamente los de limpio corazón tienen comunión con Dios y por ende son aptos para ser usados por Él.

Dios usa a personas agradecidas porque su motivación de servir está impulsada por el gozo de la salvación. Al vivir una vida centrada en Cristo los ojos permanecen abiertos hacia donde Él está operando. Necesitamos recordarnos constantemente que servir a Dios es un privilegio.

Una de las oraciones más peligrosas que podemos hacer es decirle a Dios “Úsame”. Una vez que lo hacemos y nuestra vida esta alineada a Sus propósitos llega a ser el viaje más maravilloso que uno pueda hacer. Esto me conecta más con Dios y más con Su cuerpo.

MOTIVO DE ORACION

Señor Jesus hoy vengo delante de ti para pedirte que limpies mi corazón y mi mente. Te ruego que abras mis ojos para ver donde estas operando. Hoy vengo para decirte que quiero ser usado por ti para servirte en donde tú quieras. 

Pastor Arnold Enns

Escuchen uno de los nuevos programas radiales: Victoria sobre la tentación.

Ver los milagros

Querida amiga (o)

¿Eres tú de las personas que necesitas ver los milagros físicamente para creer en Dios?

Albert Einstein, el conocido genio científico nos dice que hay dos formas de vivir tu vida.

Una es pensar que nada es un milagro. La otra es pensar que todo es un milagro.

¿Cuál de estas dos personas eres tú?

Muchas personas necesitan ver los milagros realizarse ante sus ojos para creer, y aunque los estén viendo todavía dudan si son milagros, y es por la falta de fe.

Nos dice la escritura en el libro de Hebreos 11:1 “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

Tienes tu esa certeza o esa convicción de lo que estas pidiendo lo recibirás, aunque no lo veas en el momento?

Aquí te comparto una historia para que reflexiones al leerla; ha sido tomada del internet.

Aquí les dejo la historia:

Tres personas iban caminando por una vereda de un bosque: un sabio con fama de hacer milagros, un poderoso terrateniente del lugar y, un poco atrás de ellos y escuchando la conversación, iba un joven estudiante alumno del sabio.

El Poderoso: “Me han dicho en el pueblo que eres una persona muy poderosa, inclusive puedes hacer milagros”.

Sabio: “Soy una persona vieja y cansada… ¿cómo crees que yo podría hacer milagros?”.

Poderoso: “Pero me han dicho que sanas a los enfermos, haces ver a los ciegos y vuelves cuerdos a los locos….. esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso”.

Sabio: “¿Te referías a eso? tú lo has dicho, esos milagros sólo los puede hacer alguien muy poderoso… no un viejo como yo; esos milagros los hace Dios, yo sólo pido se conceda un favor para el enfermo, o para el ciego, todo el que tenga la fe suficiente en Dios puede hacer lo mismo”.

Poderoso: “Yo quiero tener la misma fe para poder realizar los milagros que tú haces….. muéstrame un milagro para poder creer en tu Dios”.

Sabio: “Esta mañana ¿volvió a salir el sol?”

Poderoso: “¡¡Sí, claro que sí!!”

Sabio: “Pues ahí tienes un milagro…. el milagro de la luz”.

Poderoso: “No, yo quiero ver un verdadero milagro, oculta el sol, saca agua de una piedra…. mira hay un conejo herido junto a la vereda, tócalo y sana sus heridas”.

Sabio: “¿Quieres un verdadero milagro?, ¿no es verdad que tu esposa acaba de dar a luz hace algunos días?”

Poderoso: “Sí!!, fue varón y es mi primogénito”.

Sabio: “Ahí tienes el segundo milagro…. el milagro de la vida”.

Poderoso: “Sabio, tú no me entiendes, quiero ver un verdadero milagro…”

Sabio: “¿Acaso no estamos en época de cosecha?, ¿no hay trigo y sorgo donde hace unos meses sólo había tierra?”

Poderoso: “Sí, igual que todos los años”.

Sabio: “Pues ahí tienes el tercer milagro….”

Poderoso: “Creo que no me he explicado, lo que yo quiero….” (el sabio lo interrumpe)

Sabio: “Te has explicado bien, yo ya hice todo lo que podía hacer por ti…. si lo que encontraste no es lo que buscabas, lamento desilusionarte, yo he hecho todo lo que podía hacer”.

Dicho esto, el poderoso terrateniente se retiró muy desilusionado por no haber encontrado lo que buscaba. El sabio y su alumno se quedaron parados en la vereda; cuando el poderoso terrateniente iba muy lejos como para ver lo que hacían el sabio y su alumno, el sabio se dirigió a la orilla de la vereda, tomó al conejo, sopló sobre él y sus heridas quedaron curadas; el joven estaba algo desconcertado.

Joven: “Maestro: te he visto hacer milagros como éste casi todos los días, ¿por qué te negaste a mostrarle uno al caballero?, ¿por qué lo haces ahora que no puede verlo?”

Sabio: “Lo que él buscaba no era un milagro, era un espectáculo. Le mostré tres milagros y no pudo verlos…. para ser rey primero hay que ser príncipe, para ser maestro primero hay que ser alumno… no puedes pedir grandes milagros si no has aprendido a valorar los pequeños milagros que se te muestran día a día. El día que aprendas a reconocer a Dios en todas las pequeñas cosas que ocurren en tu vida, ese día comprenderás que no necesitas más milagros que los que Dios te da todos los días sin que tú se los hayas pedido”.
Autor Desconocido.

Espero te haya gustado. Recuerda que así como el sabio, nosotros solo podemos pedirle a Dios con Fe y creer en favor de un enfermo, o para nosotros mismos; pero los milagros solo los hace Dios.

Toma un tiempo y escucha esta linda canción;

Si estas esperando un milagro en tu vida te invito a que escuches a Roberto Orellana que nos dice “Aunque pase mucho tiempo, solo en ti esperare.

¡No te desanimes sigue pidiendo, creyendo y esperando tu milagro con Fe!

¡Te deseo un bendecido día!

Marina Pinto

http://www.encuentro.ca/media/Encuentro%20Familiar/EF101%20-%20Pedi%20un%20milagro.mp3