Suelta tu camello

“Eres un tonto, un vago, un bueno para nada.” Palabras que marcan la vida de niños y niñas que crecen con padres cuya ignorancia, debido a sus propias ataduras, no permite que sus hijos o hijas crezcan sanos emocionalmente.

He sido pastor de gente muy capaz y talentosa, que vivía atada a sogas invisibles y consecuentemente oprimida por el temor y la derrota.

Recuerdo un caso específico. Hace treinta años atrás conocí a un joven con un potencial increíble, pero él no lo creía, me llevó varios años convencerlo y demostrarle que las “ataduras” de su mente y corazón podían ser liberadas. Cristo dijo: y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 8:32

Hace unas semanas atrás me reuní con este muchacho, que ahora ya es un adulto:

–No sé porque las personas no pueden ver el potencial y los talentos que tienen- me dijo.

–Sencillo-le respondí- no los han desatado.

– ¿Cómo es eso?- me preguntó.

–Déjame contarte una historia que leí en algún lugar- le dije.

Él se acomodó y me escuchó atentamente…

“Se cuenta que en el lejano oriente una caravana de Beduinos, se disponían a pasar la noche y el Jefe Beduino le dijo a su ayudante:

–Por favor dale agua a los camellos y amárralos para que descansen.

–Entendido -dijo el joven ayudante con entusiasmo.

Unos minutos más tarde regresó el jovenzuelo a su patrón:

–Tengo un problema, son 18 camellos y sólo tengo 17 cuerdas para amarrarlos.

–Eso no es ningún problema -le dijo el jefe. –Amarra los primeros 17, luego te acercas al último y simulas amarrarlo a él también.

El joven fue a hacer lo que le había dicho su jefe, con un gran interrogante en su mente. Al terminar, se percató que el último camello se había quedado tranquilo junto a sus compañeros.

Al amanecer el joven vio con alivio que el camello permanecía allí donde lo había dejado. Entonces liberó a los otros 17 camellos y comenzaron a andar.

¡Sorpresa!, el último camello no se movió. El joven corrió hacia su jefe diciendo:

–Espere, espere, hay un camello que no nos sigue.

– ¿Es el mismo camello al que simulaste amarrar anoche? -contestó el jefe con una media sonrisa en los labios.

–Sí. ¿Cómo lo sabe?

–Seguro que esta mañana se te olvidó soltarlo.

– ¡Pero no tiene amarras!

–Lo sé -contestó pacientemente el jefe- pero el camello todavía piensa que está amarrado. Corre, simula soltarlo y verás que se pondrá en camino.

Y efectivamente así sucedió.

–Es cierto, pero nosotros somos más inteligentes que los camellos-  me reprochó mi amigo. Fue entonces y sólo entonces cuando le hice recordar a este joven dos cosas:

Primero: cuando decidiste hacer de Cristo el Señor de tu vida. Tus pecados fueron perdonados(Juan 8:3-11) Ahí comenzó tu nueva vida.

Segundo: el siguiente paso fue someterte al discipulado. En otras palabras, el conocimiento Bíblico, te lleva a romper con hábitos que te ataban como falta de perdón, odio, racismo, supersticiones, las cuales acarrean ignorancia espiritual y heridas emocionales.  Es muy importante entender que la libertad de la salvación conlleva a un proceso que romperá tus cadenas o ataduras.

El Apóstol Pablo tuvo varios discípulos, Timoteo fue uno de ellos y esta es la recomendación que este amado mentor le hiciera en una ocasión: Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.” 2 Timoteo 2:2

Cuando entregué mi vida a Cristo, además de perdonar mis pecados como lo dice Su Palabra en Romanos 10:9,  Jesús rompió muchas cuerdas del pasado que me ataban. Sabía que Él me amaba, pero mi mentor me ayudó a “soltar” las otras ataduras que amarraban las alas de mis talentos y capacidades, que no permitían que mi potencial llegara al máximo. Como seguidor de Cristo maduro, es mi responsabilidad utilizar bien lo que he aprendido en mi de fe para “desatar” a otros. Tener conocimiento de la Palabra de Dios es la clave para empoderar y liberar a aquellos que Dios ha puesto en nuestro camino para que nosotros los formemos a través del Discipulado. . Por eso seguimos el pensamiento Paulino que nos recuerda: Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse 2 Timoteo 2:15

Muy importante entender estas dos verdades. Reconocer a Cristo como  nuestro Salvador y luego la necesidad de ser formado por un mentor. Ser parte de una  congregación con una doctrina sana y sólida.

¿Sientes que estás amarrado o amarrada?  ¿Que tienes mucho para dar pero tu autoestima te dice que no vales nada?

Observa atentamente quién eres en Cristo:

Uno: He sido comprado/a por un precio muy alto. Ustedes saben que no fueron redimidos (rescatados) de su vana manera de vivir heredada de sus padres con cosas perecederas como oro o plata,  sino con sangre preciosa, como la de un cordero sin tacha y sin mancha: la sangre de Cristo.” I Pedro 1:18,19

Dos: Soy Libre: “…Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 8:32

Tres: Humildad. Reconocer que es debido a Su gracia que soy lo que soy y no por mis talentos. Palabra fiel y digna de ser aceptada por todos: Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, entre los cuales yo soy el primero.” 1 Timoteo 1:15

Espero que tu camello empiece a caminar a partir de hoy.

Ernesto Pinto

Textos para la reflexión:

  • Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud”. Gálatas 5:1
  • Que no haya entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias, murmuraciones, soberbias, desórdenes; que cuando vuelva, me humille Dios entre vosotros, y quizás tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado, y no se han arrepentido de la inmundicia y fornicación y lascivia que han cometido”. 2 Corintios 12: 20-21
  • Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como también Dios os perdonó en Cristo”. Efesios 4: 31-32
  • El corazón alegre hermosea el rostro; mas por el dolor del corazón se abate el espíritu”. Proverbios 15: 13
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s