Amor Abnegado, Amor de Madre

Por Marina Pinto

Cuando era una niña observaba como mi madre se preocupaba por el bienestar nuestro (sus hijos).

Se sacrificó entregando su vida y su tiempo completamente a nosotros.

Algunas veces le noté preocupada y no era para menos ya que, criando a siete hijos era una responsabilidad grande y algunas veces tuvo que ser rígida y aunque yo no lo entendía entonces, pero sé que era por nuestro bien.

Ahora que soy madre de dos hermosos hijos puedo comprender que el amor de una madre es un amor sin límites, sacrificado, y es un amor que no se compara con nada.

Dios nos ha dado un amor especial para nuestros hijos y es un privilegio y bendición grande que nos ha dado de traer al mundo a ese ser tan especial en nuestras vidas que viene a cambiar nuestro mundo por completo.

Enseguida compartiré algunos ejemplos de  algunas madres que atravesaron momentos difíciles con sus hijos, a ellas yo les llamo madres heroicas.

Como nos dice la escritura que el amor es sufrido en el libro de 1ª  de Corintios 13:4  nos dice “El amor es sufrido, es benigno” ese es el amor de madre ya que cuando nuestros hijos están enfermos o si tienen dificultades, hacemos todo lo que está a nuestro alcance por el bienestar de ellos, no importa las millas que tengamos que recorrer, todo lo hacemos por amor a ellos.

Aquí algunos ejemplos:

La madre de Moisés que por protegerlo y evitar su muerte, le preparó una canasta y lo dejo escondido en el río;   “Pero, no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río.” Éxodo 2:3

Ana, la madre de Samuel al tener que dejarlo en el templo, le hacia una tunica. “Y la hacia su madre una tunica pequeña y se la traga cada año, cuando subía con su marido para ofrecer el sacrificio acostumbrado”. 1 Samuel 2:19  Ella se aseguro de que tuviera lo necesario.

La mujer Sunamita es otro ejemplo que al leerlo siento admiración al ver como esta madre hizo hasta lo último por salvar la vida de su hijo “ Y habiéndole él tomado y traído a su madre, estuvo sentado en sus rodillas hasta el mediodía, y murió.”  2 de Reyes 4:20

María, la madre de nuestro Señor Jesucristo sufre al presenciar su muerte en la cruz del calvario pagando una culpa que no merecía “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.” San Juan 19:25 Puedo imaginarme la agonía de esta madre al ver a su hijo sufriendo y no poder hacer nada por él.

Hay muchos ejemplos más pero estos son solo algunos de ellos.

El amor por nuestros hijos nos lleva aun a sacrificar hasta nuestras vidas por salvar la de ellos.

El amor materno es un amor sacrificado pero al ver a nuestros hijos crecer y formarse en la vida y que aman y sirven al Señor, es la bendición más grande de toda madre.

No importa cuán grande sea el sacrificio, pero mis hijos siempre serán mi mayor tesoro.

 

“La mejor madre del mundo” es un programa de radio mas escuchado y querido

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s