Cuando un famoso periodista murió

Una historia sacada del internet: 

Cuando un famoso periodista murió, llego al cielo.

Lo primero que hizo fue pedir que Dios le concediera una entrevista.

Dos ángeles le llevaron ante el Señor quien le dijo:

“Hijo mío, me dicen que querías verme. ¿Algo quieres preguntar?”

El periodista le respondió:

Señor…Toda mi vida siempre quise saber ¿Qué es lo que más le sorprende a Usted de la humanidad?

Y Dios le respondió:

“Que se aburren de ser niños y quieren crecer rápido, para después desear ser niños otra vez.

Que desperdician la salud para hacer dinero y luego pierden el dinero para intentar recuperar la salud.

Que ansían el futuro y se olvidan del presente, y así no viven ni el presente ni el futuro.

Que viven como si nunca fuesen a morir y mueren como si nunca hubieran vivido.”

El periodista se quedó un rato en silencio y luego dijo:

“Padre, cuáles son las lecciones de la vida que quisieras que tus hijos aprendiéramos?”

Con una sonrisa Dios respondió:

“Que aprendan a que no pueden hacer que nadie los ame sino sólo dejarse amar.

Que lo más valioso que tenemos en la vida no es lo que tenemos sino a quien tenemos.

Que una persona rica no es aquella que tiene más sino quien necesita menos.

Y que el dinero puede comprar todo menos la felicidad.

Que el físico atrae pero la personalidad enamora.

Que quien no valora lo que tiene, algún día se lamentará por haberlo perdido.

Y que quien hace mal, algún día recibirá su merecido.

Por lo tanto, para ser feliz, hay que hacer feliz a alguien; si quieres recibir, da un poco de ti; rodéate de buenas personas, y sé una de ellas.

Nunca arruines tú presente por un pasado que no tiene futuro.

Una persona fuerte sabe cómo mantener en orden su vida.

Porque hay muchos hijos míos que no entienden la vida.

El ser humano, nacer no pide, vivir no sabe, y morir no quiere.

No se dan cuenta de que el más valioso tesoro que tenemos es el tiempo.

Al morir nada de lo material te llevas, por eso “EL TIEMPO” es el tesoro más valioso que tenemos, ya que es limitado.

Podemos producir cada día más dinero, pero no más tiempo.

Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos entregando una porción de nuestra vida que nunca podremos recuperar.

Nuestro tiempo es la verdadera riqueza de nuestra vida.

Por eso el mejor regalo que le puedes dar a alguien es tu tiempo.

Les invitamos a escuchar algunos programas de radio:

El futuro de la familia

 

La mujer en el campo misionero

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s